SHARE

Es la cuarta vez que una comunidad se desborda por las calles expresando su rechazo a la violencia y pidiendo la entrega de armas de fuego. “Ese es el nuevo componente que tuvo la marcha”, dice el Reverendo Víctor Jarvis.

Por Máximo Torres

Contra la violencia. Lawrence es una comunidad eminentemente cristiana y con un amor por la paz. Hace cuatro años Ana Javier, una pastora de una iglesia cristiana, movilizó a sus feligreses para orar cuando una ola de violencia arreciaba la ciudad. “Nosotros empezamos con otras iglesias a hacer una marcha local, a unir pastores de diferentes iglesias y a la comunidad para orar en las esquinas donde se concentraba la violencia”, recuerda.

Ahora es toda la comunidad que se levanta contra la violencia y sale a las calles a expresarla con apoyo del jefe de la policía, John Romero, y del alcalde William Lantigua. “Este año nos hemos unido con la policía y con las autoridades para que haya paz en Lawrence”, anota Javier.

La marcha tuvo esta vez un componente adicional que fue la entrega voluntaria de armas de fuego. “El mensaje de paz llegó a la comunidad porque la única arma que debemos tener en nuestras manos es la Biblia que no mata”, expresa el reverendo Víctor Jarvis, uno de los principales organizadores de la marcha que tuvo una respuesta contundente de la comunidad y de funcionarios electos.

El alcalde William Lantigua no pudo participar esta vez en la marcha porque estaba en La Florida atendiendo a su padre que está en una condición muy crítica de salud, pero –según indica Jarvis– contaron con el respaldo de la policía, de las autoridades y de la comunidad. El Representante estatal Frank Morán estuvo entre los participantes, además de Néstor de Jesús, candidato a la Alcaldía de Lawrence, la Concejal Estela Reyes y Francisco Surillo, miembro del Comité Escolar.

El pastor Jarvis cree que la violencia ha bajado en Lawrence y a la luz de las buenas relaciones entre el alcalde y el jefe de la policía “en el último año hemos visto un cambio significativo y esperamos que con la unidad de la Iglesia, de la comunidad y de las autoridades el mensaje que estamos mandando de bajar la violencia tenga mejores resultados”, anota.

La comunidad se desbordó por las calles expresando su rechazo a la violencia y pidiendo a la gente entregar las armas de fuego. El jefe de la policía señala que en menos de tres horas se habían recibido más de 10 armas, lo que implica que la comunidad escuchó y quiere ayudar a las autoridades para encontrar el camino de paz.

“Lo que pedimos a los candidatos a la Alcaldía más que atacarse unos a otros planteen soluciones a los problemas de salud, educación, medio ambiente y empleo. Lawrence necesita que se creen más fuentes de empleo y que a los trabajadores se les pague salarios dignos”, concluye el reverendo Jarvis.

 

La voz de una comunidad…

Juan Melo: Cuando la comunidad, las autoridades, la policía se une, la Iglesia, hay cambio y eso es lo que estamos viendo, nos preocupa la violencia en Lawrence, pero las noticias que tenemos es que la violencia ha disminuido gracias a ese trabajo mancomunado entre las autoridades y la comunidad.

José Santos: Como presidente de la Asociación de Pastores (Amedar) estamos comprometidos con la comunidad no ahora sino siempre, estamos aquí junto a la policía, a las autoridades, estamos viendo cambios positivos en Lawrence y hay menos criminalidad.

Luis Leonor: Muchas veces la prensa dice cosas negativas, pero lo mejor está por venir y como comunidad nos interesa que reine la paz, la alegría. No queremos ver más violencia en nuestras calles. 

María Ortiz de Ramírez: Lo que debemos hacer es incentivar los valores en la familia. Como padres y madres debemos levantarnos y edificar una sociedad mejor ayudando a los hijos a que salgan de la violencia. Muchas veces la violencia es producto de la educación en el hogar.

Edwin Román: Como comunidad debemos ayudar a las autoridades a combatir el crimen y estamos trabajando en Lawrence un centro para la rehabilitación de los jóvenes que han caído en las drogas y la violencia. 

Juan William: La marcha ha sido impresionante y con ella damos un mensaje de paz a nuestra comunidad, creemos que la violencia ha bajado, pero no podemos dormirnos en nuestros laureles, como miembro de la Comisión de Derechos Humanos quiero un Lawrence sin violencia. 

Francisco Surillo: Como miembro del Comité Escolar de Lawrence y comisionado de Derechos Humanos de la ciudad participó de la movilización contra la violencia y pidiendo a la población que entregue pacíficamente cualquier arma de fuego. 

Janett Abreu: La violencia existe y como jóvenes creo que tenemos que participar más en jornadas contra la violencia y por tanto la comunidad debe unirse y apoyar esfuerzos para colectar armas de fuego. 

 

[subscribe2]

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here