SHARE

Aunque el proceso de legalización de más de 11 millones de personas tomará todo el año 2013, debido a la profundidad e importancia de la decisión, llegó la hora de reunir la información personal para agilizar  los trámites.

Quienes llegaron por algún aeropuerto internacional deberán tener a la mano la pequeña tarjeta donde  está la fecha de ingreso, adjunta al pasaporte, aunque esté expirado.

Quienes han liquidado sus impuestos oportunamente, deben tener listos los formularios. Aquellos que no han presentado sus ingresos para asuntos tributarios deben visitar a los especialistas en impuestos para presentar una información verídica.

Tener a la mano documentos que confirmen los cursos realizados, en sus respetivas escuelas, así como nombres y direcciones de  empresas donde han laborado. Quienes han utilizado otro nombre o número de Seguro Social  también deben declararlo para evitar  una investigación sobre robo de identidad.

Las direcciones residenciales son importantes para confirmar que el aspirante ha permanecido en el país, para lo cual es vital guardar recibos y contratos.

La documentación debe ser completa para evitar devoluciones. Los abogados conocen bien las regulaciones,  son los indicados  para esta asesoría, pues muchos tramitadores y notarios –de excelente voluntad- no manejan adecuadamente la parte legal.

Una manifestación está programada para el 10 de abril,  por más de 100 organizaciones federales, con el fin de presionar al gobierno de Washington hacia la agilización  de tan importante paso.

Si el 6 de noviembre  llegaron a las urnas más de 200 mil votantes hispanos, con la legalización habrá  un potencial de más de 3 millones, lo cual dará a la comunidad gran fortaleza y poder político.

No se conseguirá la ciudadanía instantánea, pero se abrirá la puerta para la residencia permanente y luego convertirse en ciudadano dentro de 5 años.

Es la hora de reunir toda la información, y estar preparados para el gran cambio. Ah…y matricularse desde ahora en cursos prácticos de inglés.

Esperamos que las agencias de servicio a la comunidad  programen servicios gratuitos o de bajo costo para ayudar a los trabajadores, cuyos  ingresos no les han permitido un ahorro suficiente para cubrir dicho costo. O que el gobierno forme entidades para cumplir este propósito.

Llegó la hora de reunir papeles para acabar con las peyorativas denominaciones de: “ilegales, indocumentados, sin papeles” y otros insultos.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here