SHARE

“Lo que pedimos es una reforma migratoria justa y comprensiva”

Por Máximo Torres

Sin fecha ni calendario. Aún nada está claro, hay una propuesta de ley para reformar las leyes de inmigración, pero puede ser “algo muy dañino” y un camino “muy largo” para llegar a obtener un estatus legal que “es el sueño de nuestra comunidad”, según activistas de diferentes organizaciones pro-inmigrantes que viajaron a Washington para participar en una multitudinaria concentración a favor de una reforma migratoria.

Reunidos en la sede de Latinos Unidos de Massachusetts (LUMA) en Everett, los activistas evaluaron su participación en Washington concluyendo que la gran manifestación frente al Congreso fue pacífica, pero de unidad pidiendo a los legisladores a que actúen rápido para cambiar las actuales leyes federales sobre migración.

El llamado Grupo de los Ocho, formado por cuatro senadores republicanos y cuatro demócratas, ya ha presentado una propuesta al Congreso que ofrece una vía a la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados.

“Nuestra participación en la marcha por una reforma migratoria ha sido positiva, pero aún nada está claro, aunque seguimos optimistas”, dice Lucy Pineda, directora ejecutiva de LUMA, luego de regresar de Washington.

Hasta ahora no se conoce en detalle la propuesta del Grupo de los Ocho, pero se dice que no beneficiaría a todos los inmigrantes indocumentados y que los que aprueben tendrían que pasar un estatus provisial de diez años antes de solicitar la residencia permanente y 3 años adicionales para alcanzar la ciudadanía.

Los llamados “soñadores o dreamers” y los inmigrantes con TPS como es el caso de los salvadoreños, nicaranguenses y hondureños tendrían acceso directo a la residencia permanente.

La propuesta excluiría de la legalización a los inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos después de diciembre del 2011.

“Lo que hay es optimismo para que se apruebe cuanto antes una reforma migratoria justa y comprensiva y que no excluya a nadie” señala Pineda, enfatizando que la reciente marcha a Washington “nos ha permitido ver que aún hay que seguir luchando y presionando a los congresistas para que aprueben una reforma justa para todos”.

“El 75% del voto latino apoyó al presidente Obama para su reelección y hoy como ayer decimos ‘today we march, tomorrow we vote’. Ese es el mensaje”, concluye Pineda.

Inyección económíca 

Cuando el jefe o cabeza de una familia se convierta en residente legal, el ingreso familiar aumentaría en un 14 por ciento en promedio. Para los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos eso podría generar para el país más de $1.5 trillones en la próxima década, según las organizaciones pro-inmigrantes.