SHARE

11-nota saludNaciones Unidas celebró la semana pasada -por primera vez- el Día Mundial de los Baños con un llamado a cambiar la situación de dos mil 500 millones de personas que viven en el planeta sin adecuadas condiciones de sanidad.

De la sanidad y la higiene depende la buena salud.

A propósito de la jornada, la ONU alertó que ese déficit de higiene es responsable de fallecimientos y severas enfermedades, fundamentalmente en los países del Sur, escenario agravado por el hecho de que mil millones de seres humanos defecan al aire libre.

Anualmente, 800 mil niños menores de cinco años mueren por diarrea -más de uno por minuto-, mientras que muchos otros se ven afectados por padecimientos de larga duración y negativas consecuencias en su desarrollo, precisó.

Según el secretario general del ente mundial, Ban Ki-moon, el camino a seguir para cambiar ese panorama es ubicar el tema sanitario como una prioridad.

“Debemos revertir tabúes”, instó el alto funcionario en su mensaje por la fecha, la cual fue designada el pasado 24 de julio por la Asamblea General de la ONU, para llamar la atención sobre el problema.

Además de la cuestión de la salud y de su impacto en los niños, las deficiencias de sanidad en el planeta golpean de manera particular a las poblaciones más vulnerables, como las mujeres y los discapacitados.

La falta de baños para niñas en las escuelas hace que muchas de ellas dejen la educación cuando llegan a la pubertad, advirtió Naciones Unidas.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.