SHARE

10-nota saludA la dieta mediterránea se le atribuyen muchas bondades, y un nuevo estudio le suma otra más, al descubrir que este tipo de alimentación es clave para que un gen proteja frente a la hipertrigliceridemia y el infarto de miocardio.

La investigación, liderada por expertos españoles y estadounidenses y publicada en la revista Circulation Cardiovascular Genetics, considera que la identificación del marcador genético Mlxipl, validado en un ensayo clínico, permitirá diseñar dietas más personalizadas para la prevención de enfermedades cardíacas.

El gen se ha asociado con las concentraciones de triglicéridos en humanos y los especialistas señalan que se podría modular con la dieta mediterránea, caracterizada por un alto consumo de frutas y verduras, legumbres, frutos secos y cereales, pan con el trigo como base y el aceite de oliva como grasa principal.

También incluye carne y pescados.

Su descubrimiento como dieta saludable se realizó a partir de estudios nutricionales en Grecia en donde se detectó una incidencia de arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares y enfermedades degenerativas inferior a la media y una mayor esperanza de vida.

La dieta mediterránea consiste en un estilo de vida basado en una dieta equilibrada y variada en la que predominan los alimentos obtenidos de los cultivos tradicionales de esta zona goegráfica bañada por el mediterraneo: el trigo, el olivo y la vid.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.