SHARE

Boston – Aunque la posible llegada de Amazon a Boston podría generar 50.000 empleos, un artículo del Boston Globe augura que la compañía enfrentará dificultades encontrando talento.

Por años, los ejecutivos en Massachusetts de la industria tecnológica se han quejado de la dificultad de cubrir puestos vacantes.

Según analistas, en la ciudad carecen bastantes candidatos calificados para que las compañías puedan crecer al ritmo que desean.  

“Si Amazon viniera a Massachusetts, intensificaría la guerra por talento a niveles sin precedentes”, predijo Gary Beach, el editor emérito de la revista CIO y un miembro del Massachusetts High Technology Council.

Muchos argumentan que Amazon ayudaría a resolver los problemas laborales en Boston porque la establecería como una meca de tecnología indisputable y eliminaría los vestigios de su reputación como la ciudad que Mark Zuckerburg rechazó por Silicon Valley. 

Pero Nicholas Rellas, el CEO de Drizly, un start-up que distribuye el alcohol, cataloga ese razonamiento como “ingenuo”.

“Va a ser más caro hacer negocios para las compañías jóvenes”, dijo Rellas, quien quiere duplicar su fuerza de trabajo en Boston. “No entiendo a la gente que consideraría su llegada un neto positivo para las compañías jóvenes en este ecosistema. Es ingenuo”.

Sin embargo, si Amazon elige a la capital de Massachusetts como su segunda sede, Boston se convertiría en un imán para trabajadores calificados de otras partes del país y alrededor del mundo.

Además, Amazon podría revertir la “fuga de cerebros” de graduados que salen de Boston para buscar trabajo en otras regiones, especialmente Silicon Valley, donde las oportunidades profesionales parecen más numerosas y tentadores.

Según un análisis dirigido por CBRE, una agencia inmobiliaria, Boston, comparada a 40 regiones estudiadas, tiene la brecha más grande entre el número de diplomas tecnológicos galardonados por universidades locales y el número de trabajos nuevos en esta industria creada por la economía local; entre 2011 y 2015, las universidades en Boston entregaron 31,400 diplomas tecnológicos mientras que la región solo creó 11,790 trabajos.

“La plétora de talento que este pueblo genera es increíble”, dijo Andy Palmer, un ejecutivo tecnológico que ahora maneja la compañía de base de datos Tamr en Cambridge. “Lo que nos falta en Boston es una serie de grandes compañías que animen a la gente a quedarse aquí”.

Massachusetts, como resultado de su sistema educativo, generalmente clasifica muy alto por su desarrollo de talento tecnológico. 

Las investigaciones dirigidas por el Mass High Technology Council muestran que el estado tiene la concentración más alta per cápita de diplomas de ciencia, tecnología, ingeniero y matemáticas. También, Massachusetts tiene el porcentaje más alto de trabajadores con una licenciatura.  

Sin embargo, en lo que la mayoría coincide es en el período de tiempo que necesita Amazon para adquirir la mano de obra.  Amazon anticipa que necesitará de 10 a 15 años para alcanzar la meta de 50.000 trabajadores.