SHARE

El Mundo Boston Media

Foto referencial.

Agentes federales arrestaron a más de mil personas vinculadas a pandillas como la MS-13, Los Sureños, Bloods y Crips, informó el Departamento de Seguridad Nacional el jueves.

En total fueron detenidas 1,378 personas en todo el territorio de Estados Unidos en una operación que duró seis semanas.

La mayoría de los detenidos, 933, son ciudadanos estadounidenses y los restantes 445 son extranjeros de 21 diferentes países de Latinoamérica, Asia, África y Europa.

En el comunicado de DHS también se establece que tres de los detenidos habían estado amparados al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés). Desde que DACA inició en 2012, el Departamento ha logrado que se elimine el beneficio a cerca de 1,500 inmigrantes, debido a su afiliación a pandillas o grupos criminales, según el comunicado.

“Las pandillas amenazan la seguridad de nuestras comunidades, no solo en las urbes sino en las áreas suburbanas y el campo. La violencia relacionada a las pandillas y su actividad criminal representa un constante reto para las fuerzas de la ley en cualquier lugar”, explicó en el comunicado Thomas Hofman, el director en funciones del ICE.

Todos los detenidos son presuntos responsables de delitos que van desde tráficos de drogas, tráfico de armas, tráfico de personas, tráfico sexual, asesinato y asociación criminal, detalló el comunicado.

La dependencia federal explicó que 1,098 personas fueron arrestadas por crímenes federales y estatales, incluídas 21 que tienen cargos por asesinato y siete por cargos de violación sexual.

Según el informe, 1.095 son miembros activos de alguna pandilla, de los cuales 137 están asociados a la pandilla afroamericana de los Bloods, 118 a la pandilla californiana de hispanos Sureños, 104 a la pandilla con mayoría de centroamericanos de la MS-13 y 104 a la pandilla de afroamericanos de los Crips.

Los 238 restantes no tienen presuntamente afiliación a ninguna pandilla, pero se les presentaron cargos criminales o administrativos.

En la operación coordinada que se realizó del 26 de marzo al 6 de mayo en Houston, Newark, Washington, San Diego, y otras, los agentes federales también decomisaron 238 armas de fuego, 790 libras de cocaína, 546 libras de metanfetamina, 113 libras de heroína, poco más de libra y media de la peligrosa droga fentanilo, poco más de 8 mil libras de marihuana y casi 500 mil dólares en efectivo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here