SHARE

Por Natalia V. Hilton 

Equilibrar los riesgos 

A menudo tenemos que tomar opciones y decisiones, no podemos ignorar cómo nuestros roles profesionales y personales pueden afectar a nuestra propia vida. Como Jefe de Administración en una de las divisiones de mi compañía, siendo madre y esposa, cada rol me prepara de manera diferente para poder poner rumbo a mis habilidades y tomar decisiones de diferentes maneras. Mis roles profesionales me han enseñado que hay prioridades y riesgos que debo medir, mientras que mis roles personales como madre y esposa me han proporcionado el ancla para hacer esas elecciones.

Esta situación me lleva de nuevo al 5 º grado, donde mi clase tuvo el placer de leer el poema de Robert Frost “The Road Not Taken”. Del mismo modo, al igual que el autor del poema, me encontré en una encrucijada donde tuve que tomar una decisión que impactó mi vida como madre y esposa. Esa decisión se basó en mi capacidad para re priorizar mis habilidades que he ido ampliando para desarrollarme profesionalmente. Sólo que esta vez, en lugar de identificar qué proyecto y qué tarea tomaría para dar mayor nivel de importancia, tuve que restablecer mis prioridades personales. Como madre, mis hijos han crecido y han pasado de la infancia a vidas más exigentes, con más tareas y actividades extracurriculares.

Esta situación me ha planteado nuevos desafíos a la hora de organizar mi tiempo. También nos ha impactado en la forma en que mi marido y yo trabajamos juntos para mejorar esta situación. Por ejemplo cuando tengo un largo día, él se encarga de los niños, de sus deberes y los prepara para ir a la cama y en la noche cuando llego los hago dormir. Los fines de semana los llevo a sus actividades extracurriculares.

Aunque, no siempre es perfecto estamos llevando una vida más equilibrada. Al hacerlo, puedo compartir tres lecciones rápidas:

1. Priorizar es una habilidad importante para saber cómo un profesional puede trabajar y manejar su carrera y su hogar. Esto lleva a la lección número 2.

2. Comunicación en mi oficina con mis compañeros de trabajo y mis socios profesionales y en mi hogar con mi esposo, esto es fundamental para mantener un estilo de vida saludable, ya que ayuda a establecer expectativas.

3. Cada decisión que hago afecta a mi familia y a la inversa, también afecta a mi entorno personal. Cometer errores me recuerda que tengo la oportunidad de intentarlo nuevamente y aprender de esos errores.


Natalia V. Hilton tiene una Maestría en Administración de Negocios de la Universidad de Massachusetts en Lowell. Ella es Directora de Relaciones (CRO) en ALPFA Boston. Establece y mantiene relaciones corporativas sin fines de lucro. Antes de ser la Directora de Relaciones, en los últimos 5 años, Natalia fue Vicepresidenta de Alianzas Estudiantiles y Vicepresidenta de Marquee Eventos para el capítulo Boston. Natalia, por más de 10 años, ha manejado los riesgos y procesos que tienen diversas instituciones financieras.