SHARE
El congresita Joe Kennedy III fue uno de los líderes políticos que acompañaron a los beneficiarios del TPS.

Boston – En Massachusetts retumbaron las voces que defienden a los hondureños que quedarán bajo las sombras en los próximos meses.

En una protesta en la Casa Estatal,  decenas de beneficiarios del TPS, acompañados de líderes políticos como Ayanna Pressley, concejal de boston y candidata al congreso del país, además de los parlamentarios nacionales Joe Kennedy III y Jim McGovern, entre otros, unieron fuerzas para pedir protección para más de 58.000 hondureños.

“Mientras que intentamos resolver las cosas a nivel federal, a nivel estatal también tienen que hacerlo. Deben aprobar la Ley de Comunidades Seguras, necesitamos tomar medidas a nivel local y estatal que protejan a estas personas mientras resolvemos el problema en Washington”, comentó McGovern.

Por su parte, la directora ejecutiva de Centro Presente, Patricia Montes, aseguró que no descansarán hasta lograr residencia permanente para todos los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal.

“Estamos condenando estas acciones, y tambien dando a conocer que nuestros paises no están preparados para recibir a personas que potencialmente pueden ser deportadas”, comentó Montes. “En el caso particular de Honduras, es uno de los países más violentos del mundo, con una tasa de homicidio muy elevada.

Aunque el gobierno federal decidió el viernes ponerle fin al TPS “hondureño” debido a supuestas mejoras en las condiciones ambientales del país centroamericano tras el paso del huracán Mitch en 1998, motivo por el que se aprobó la protección inicialmente, Amnistía Internacional y la Organización de las Naciones Unidas aseguran que los niveles de inseguridad y pobreza en Honduras son unos de los más altos en el mundo.

Las voces de los beneficiarios del TPS retumbaron las paredes de la Casa Estatal.