SHARE

Boston ya no es la misma ciudad, el estallido de dos bombas en uno de los eventos más emblemáticos de los Estados Unidos, marcaron el 4-15-13 como el día que nos cambió la vida para siempre.

Máximo Torres

¡Qué desgracia! ¡Qué tragedia! El mundo todavía está horrorizado y Boston, una ciudad apacible, tranquila, es el centro de atención por las dos bombas que explotaron casi al final del tradicional maratón, una de las carreras más antiguas de los Estados Unidos, que le ha cambiado la vida a esta ciudad capital de Massachusetts. Jessica Morena Catturini, una joven madre nacida en Boston, pero de padres peruano-salvadoreña, que participó como voluntaria del comité organizador de la competencia, me decía: “fue terrible, yo estaba casi en la línea de llegada cuando sentí las dos explosiones, una tras la otra, que me retumbaron todo el cuerpo”.

Pero Jessica ya no quiere hablar más de ese triste episodio y escribe en su página de Facebook: “Por favor oren por mi hermosa ciudad de Boston, Massachusetts … usted no necesita todos los detalles. Y lo siento si usted decide enfocar su energía en los detalles en un momento como este …. orar por nuestra ciudad, enfocar tu energía en la forma como una ciudad va a salir de esto. Los bostonianos somos fuertes porque Boston es amor. Orar por Boston”.

Jessica todavía estaba en “shock” como millones de estadounidenses que siguieron por la televisión la maratón de Boston y que vieron con horror las imágenes de la gran humareda provocada por las explosiones que estallaron con 13 segundos de intervalo, en una zona situada entre 50 y 100 metros de la línea de llegada y que dejaron tres muertos y más de 180 heridos.

Alguien me preguntaba por las redes sociales ¿por qué Boston? ¿por qué hacer esto en una maratón que comenzó tan bonito?

Es mucho lo que se puede especular, pero hasta ahora las autoridades como el gobernador Deval Patrick, el Comisionado de Policía Ed Davis y el alcalde Menino que salió convaleciente del hospital para dar la cara y tranquilizar a la población, no han dicho nada en concreto que pueda decirse que se trata de un “acto terrorista”. El propio presidente Obama que salió a hablar a la televisión tampoco lo mencionó.

“Todavía no sabemos quién lo hizo ni porque y no podemos sacar conclusiones precipitadas”, ha dicho Obama. “Pero vamos a encontrar a los responsables (…) y sentirán todo el peso de la justicia”.

Hasta ahora los estadounidenses se resisten a admitir de que se trata de un acto terrorista, algunos creen que pudo haber sido un sicópata, pero es evidente que las bombas que se colocaron a escasos metros del punto de llegada de la maratón en pleno corazón de Boston tenían la intención de llamar la atención del mundo y el autor o los autores lo lograron.

Como periodista viví 12 años de terrorismo en Perú con Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), uno más sanguinario que otro, y por las características creo que puede ser un acto terrorista porque las bombas fueron colocadas con la malsana intención de que exploten casi en el punto de llegada de los atletas de 93 países del mundo.

El presidente Obama ha pedido no hacer especulaciones y creo que una investigación exhaustiva va a determinar si fue preparado y cometido por un grupo terrorista, extranjero o no.

Lo cierto es que como hace 12 años luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, Washington y Pennsylvania cuando se creía que podría pasar una reforma migratoria la voladura de las Torres Gemelas le cambió la historia a los Estados Unidos y el rumbo a la anhelada reforma. Ahora la historia podría volver a repetirse y acabar con los sueños de millones de inmigrantes indocumentados que veían ya una salida a sus largos años de vivir en la sombra.

El pánico todavía está en las calles de Boston y muchos de los eventos deportivos han sido cancelados. Si bien Obama se ha cuidado en utilizar el término atentado, el agente especial Rick DesLauriers, responsable de la división del FBI en Boston, ha dicho que se ha puesto en marcha “una investigación criminal que potencialmente podría ser una investigación terrorista”.

Los responsables tendrán que “rendir cuentas” como ha afirmado el presidente, pero ¿cuánto tiempo puede tomar?.

Boston ya no es la misma ciudad, el estallido de las dos bombas en uno de los eventos más emblemáticos de los Estados Unidos, marcaron el 4-15-13 como el día que nos cambió la vida para siempre. El o los autores transformaron un día festivo en un día de muerte y dolor.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here