SHARE
Martha Garzón, fundadora de Manos de Misericordia junto a uno de los jóvenes que ayudó a salir adelante.

Boston – Ayúdanos a ayudar. Es el lema del ministerio Manos de Misericordia de la Congregación León de Judá, que hace 14 años ayuda a niños quemados provenientes de Ecuador, El Salvador, República Dominicana, Perú, Guatemala y Honduras. Su fundadora la cubana Martha Garzón trabaja incondicionalmente; su vitalidad, entrega y dedicación la hacen un ser especial para quienes están marcados físicamente no sólo por las quemaduras sino por las cicatrices que el fuego les dejó en el alma.

Su labor va más allá de solventar gastos económicos, de darles comida, juguetes y ropa, les tiende en el momento preciso una mano misericordiosa, los escucha, les da amor y los contagia de esa fuerza interior que permite enfrentar a la adversidad. “Dios me tocó cuando conocí a una niña de 9 años quemada en todo su cuerpo, desde ese entonces comencé a involucrarme y llevo 14 años ayudando a los niños y a los padres”, recuerda Martha.

El domingo 1 de octubre se realizará una Cena de Gala en favor de Manos de Misericordia, a partir de las 5 de la tarde, en el restaurant Venezia en Boston. El costo es de 60 dólares por persona. El último día para comprar los tickets es el miércoles 27 de septiembre. Habrá una rifa de dos pasajes para Punta Cana y otra de un reloj muñequera.

Hace poco, llegó a Boston procedente de Ecuador un niño, víctima de bullying, que le rociaron gasolina en la espalda. “Tres adolescentes lo agarraron, lo amarraron y lo quemaron”, comenta acongojada Martha.

Cuando los niños y sus familiares están en Boston, Manos de Misericordia los visita, les compra ropa y comida, están pendientes de cada necesidad. Martha también los acompaña a la iglesia, les brinda apoyo moral y espiritual. Una vez que los niños regresan a su país se le envía comida, ropa y medicinas, por lo que necesitan urgentemente patrocinadores.

La pobreza, el acoso escolar y la falta de sensibilidad son armas de doble filo que lesionan al niño más allá de lo físico, les carcome su inocencia, el fuego les deja huellas imborrables, pero la inacción deja impune al delito.  Si quiere hacer la diferencia ayudando a Manos de Misericordia comuníquese al 617 947-5533 o al Facebook: Manos De Misericordia. Ayúdanos a ayudar, dice Martha.

¿Dónde?

Cena de gala Manos de Misericordia

Domingo 1 de octubre

5pm

Restaurant Venezia

20 Ericsson St.

Boston

Info: 617-947-5533

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.