SHARE

Así como crece la población en general y, muy particularmente la hispana, el número de personas con derecho al voto es cada vez mayor.

Las elecciones del 4 de noviembre tienen gran importancia, ya que están ligadas al tema de la inmigración. El voto latino es ahora más valioso, y así lo observan los líderes políticos.

Recordemos que para exigir mejor vivienda, salud, nutrición, transporte y servicios públicos primero tenemos que votar.

Quienes todavía no son ciudadanos o no pueden votar por algún motivo, tienen un trabajo importante: ayudar a sus familiares, vecinos y amigos a cumplir con el deber del voto. Es un derecho pero taambien una obligación de buenos ciudadanos.

Los comicios del martes 4 de noviembre definirán la mayoría en el Senado y subirán a quienes van a tomar decisiones firmes sobre inmigración.

El voto latino es una fuerza que viene en marcha en todo el pais. Cada mes, cerca de 60 mil jóvenes cumplen 18 años de edad y califican como votantes para ejercer el sagrado derecho democrático.

Son los jóvenes -la nueva sangre- los que cargan la responsabilidad por un  futuro mejor para sus familias.

Ya los mayores abrieron el camino e hicieron el trabajo duro. Ahora hace falta que la sabiduría de la nueva generación marque la diferencia. El Senado actual tiene mayoría demócrata. La Cámara de Representantes es dominada por republicanos.

Cada ciudadano inmigrante tiene algun familiar o relacionado que necesita legalizarse para seguir la lucha y trabajar honestamente.

Así las guerras y la economía sean prioridades para el presidente Obama, sabemos que en su mente da muchas vueltas la reforma migratoria, una promesa que debe cumplir para su paz mental.

Hagamos que el voto hispano se haga sentir, para bien de todas las familias.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.