SHARE

 El reto de la jefa de Oficiales de Probatoria de la Corte de Chelsea

Carmen Gómez se ha propuesto impulsar una serie de programas de ayuda a la comunidad para que “no rompan las leyes” y se alejen del alcohol, las drogas, la prostitución y las “gangas”.

Su mundo es la ley. Carmen Gómez es un ejemplo de superación, llegó a los 15 años de Puerto Rico sin saber casi inglés, terminó el High School, ingresó a la universidad, se graduó, hizo una maestría y un doctorado e ingresó a trabajar en el mundo de las leyes. Ahora es la primera mujer latina que llega a ocupar el cargo de jefa de Oficiales de Probatoria de la Corte Distrital de Chelsea.

“Una de las cosas que yo quiero es que la gente vea mi caso personal como un ejemplo, que nada es imposible, es difícil, hay días que uno termina llorando por las barreras del idioma, pero uno sigue adelante con determinación, esfuerzo y venciendo cualquier obstáculo”.

“Yo quiero que vean mi posición como una manera de llegar a sus metas, que es posible para todo el mundo” sostiene Gómez, quien desde que asumió el cargo hace poco más de cinco meses se ha propuesto llegar más a la comunidad con una serie de programas orientados para la mujer, el hombre, los jóvenes y los niños.

“Lo que queremos es ayudar a las comunidades de Chelsea y Revere que tienen una gran población latina con educación, servicios y recursos a fin de que no quebranten la ley y se alejen de los vicios del alcohol y las drogas, de la prostitución y de las pandillas”, anota.

Con una gran vocación de ayuda y de servicio a la comunidad, Carmen Gómez quiere seguir impulsando esos programas. “Chelsea es una ciudad de inmigrantes, yo también lo soy y estamos para servicio al público sin distinción de ninguna clase. “No estamos para hacer favores a nadie, sino para servir a todos por igual”.

Su mayor preocupación es hacer que la gente sea más productiva, libre de alcohol y de drogas. “Eso es lo que me mantiene haciendo mi trabajo, sabiendo que podemos llegar a nuestras comunidades para que los que han infringido la ley se puedan reintegrar y sean más productivos, buenos padres y buenas madres”.

De allí que los programas de ayuda para padres, madres, jóvenes y niños están ayudando mucho a la comunidad. Hay un programa dirigido para jóvenes de 16 a 24 años que están involucrados en “gangas” y están en probatoria. Otro de los programas es de la identificación de los niños que tiene como propósito ayudar a los padres en caso de pérdida o rapto.

“Este es un programa muy importante porque los niños pasan por un proceso para tomarle las huellas, el ADN, grabarlos y hacerle una serie de preguntas en la computadora, pero todo este paquete de información se le entrega a los padres. ninguna información se queda en el programa de probatoria”, explica Gómez.

También resalta el programa de la mujer que terminó no hace mucho con gran éxito y se proyecta realizar otro para el mes de octubre. “Son programas que le cambian la vida a una persona que está en probatoria”, anota.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.