SHARE

Estimado editor de El Mundo:

Quiero animar a todos los hispanos a atender la invitación del alcalde Martin Walsh para que vendan sus armas de fuego y cuchillos, como un paso hacia la paz.

Cargar un arma –con permiso o sin permiso- produce una carga emocional más ofensiva que defensiva.

Quien está armado no vive en paz y puede convertirse en criminal dentro de su propia familia.

Vender las armas a la Administración es un negocio para vivir con tranquilidad.

Gracias por difundir esta idea.

 

Anastasio Brugera

West Roxbury, Boston

—-======—-

 

Estimados señores:

Me sorprende la desigualdad de tarifas en las “carreras” de taxis, sobre todo en Everett, East Boston, Whinthrop y Revere.

Muchos vehículos particulares y otros con placa Delivery viajan por estos vecindarios. Unos cobran cinco dólares por el mismo recorrido que otro exige 15 o 20. No existe un control.

Creo que muchos no tienen el seguro adecuado y que le “mezclan” otra clase de productos ilegales a ese servicio tan necesario para quienes no tienen vehículo.

Vale la pena una investigación.

Atentamente,

María de los Ángeles Pimienta

Lynn, MA

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.