SHARE
Boston – El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, envió una carta el miércoles a la oficina de Seguridad Nacional sobre la importancia para el estado de los miles de beneficiarios del estatus de protección temporal.

En la misiva, Baker le pide a la secretaria de Seguridad Nacional, Elaine Duke, “reconocer la incoherencia de obligar a miles de haitianos, salvadoreños y hondureños a regresar a sus países que están en crisis”.

Aproximadamente 5000 haitianos, 6000 salvadoreños y 1000 hondureños viven en Massachusetts, razón por la que el mandatario regional asegura que si tienen que abandonar sus hogares, sería un golpe duro para el estado porque “ellos son extremadamente buenos trabajadores que contribuyen invaluablemente”.

Además, Baker destacó que muchos “tepesianos” tienen hijos que han nacido en Estados Unidos, y que las leyes migratorias “deberían proteger la integridad de estas familias”.

Por su parte, el Senado de Massachusetts también se sumó a la ayuda al adoptar una resolución para presionar al gobierno federal y lograr una solución positiva para los beneficiarios del TPS.

“La commonwealth tiene un largo historial de ser un estado que apoya, valora y respeta a los inmigrantes y refugiados que escapan de guerras y desastres naturales”, dijo la senadora, Linda Dorcena Forry.

Durante todo el año, organizaciones proinmigrantes han alzado sus voces en Beacon Hill para exigir un respaldo a las autoridades en favor de los “tepesianos”.