SHARE

Meritorio reconocimiento. Su capacidad de organización, de preparación, su gran vocación de servicio y su dominio de los idiomas inglés, portugues y español ha llevado a Christy T. Rodríguez, una joven estudiante latina, a batir el récord de conseguir seguro médico para más de 5,000 familias de diferentes países, muchos de ellos brasileños, a través del Latino Health Insurance Program que nació hace más de siete años en East Boston bajo los auspicios de Boston University.

Ahora el programa se ha extendido a varias ciudades y tiene su oficina principal en Framingham.

Rodríguez que tiene un asociado en justicia criminal y se proyecta estudiar salud pública, recibió un reconocimiento especial de manos de la directora del programa, Milagros Abreu, por su incansable trabajo en favor de la comunidad inmigrante no solamente latina sino de Africa, Asia y Europa.

“Nuestro lema es seguro de salud para todos”, dice.

Con casi cinco años trabajando en Latino Health Insurance Program como Case Manager, la joven estudiante de origen peruano que llegó a vivir a Framingham cuando tenía apenas seis años de edad ha participado en diferentes programas de salud para ayudar a las familias inmigrantes a tener acceso a un seguro médico.

“Lo que pasa es que muchas familias están mal informadas de los requisitos que necesitan para inscribirse en uno de los programas de salud y muchos menos saben que son elegibles”, anota.

En su contacto diario con la comunidad, la joven estudiante ha escuchado muchos casos y ha compartido el drama que viven familias que tienen un enfermo en casa y que no lo llevan al médico porque no tienen un seguro de salud.

Muchas de las que trabajamos aquí hemos ayudado a inscribir en un seguro a personas que no habían visto un médico en 15 años”, dice.

Con la reforma de salud que se implementó a nivel estatal el número de trabajadores inmigrantes sin seguro de salud ha bajado, pero “todavía hay una brecha por cerrar”, señala Milagros Abreu, una epidemióloga de origen dominicano, que ha logrado extender su programa a distintas ciudades con el apoyo de diferentes iglesias.

“El caso que me tocó el corazón es el de un inmigrante que vino en busca de ayuda, tenía cáncer al colon y no sabía qué hacer, estaba viviendo con la enfermedad y no visitaba un médico por los altos costos. Lo ayudamos a conseguir un seguro de salud y su internamiento en el hospital”, relata Christy Rodríguez.

La ceremonia de entrega de reconocimientos se realizó en la Iglesia Santísimo Redentor de East Boston, destacándose también el trabajo de Ana Sanabria, Carmen Montalvo, Ana Betsy Ramírez y de Pedro Solis, quienes se vistieron con atuendos típicos de sus países.

Para más información, llamar al 508-875-1237