SHARE

Concejales de Chelsea y activistas comunitarios de East Boston dicen que “van a seguir apoyando a los inmigrantes indocumentados”

Chelsea es una de las ciudades santuario que se ven amenazadas por los recortes del gobierno federal.

Boston – Acciones legales a la vista, ciudades santuario se rebelarían. Concejales de Chelsea y activistas comunitarios como el director ejecutivo de EBECC (East Boston Ecumenical Community Council), Frank Ramírez y el líder del Proyecto Hondureño 2000, Tito Meza, se mostraron abiertamente opuestos a las recientes medidas que aprobó la Cámara de Representantes contra las “ciudades santuario” y contra los inmigrantes indocumentados que reingresen al país dándoles penas más severas.

“Se les está cerrando el círculo a los indocumentados para una mayor escalada de deportaciones, ese es el objetivo, impedir que inmigrantes encuentren un camino a la legalización y hacer más fácil la deportación”, según dicen.

Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes no ocultan su preocupación y expresan que las comunidades se van a movilizar para defender las ciudades santuario, jurisdicciones que aplican políticas que restringen su colaboración con el gobierno federal en las medidas de inmigración.

Entendiendo la ley

La Cámara de Representantes estuvo en receso legislativo hasta el 12 de julio por las celebraciones de la Independencia, pero antes de irse de vacaciones dejaron aprobadas lo que se conoce como la “ley anti-santuario” (H.R 3003) y otra medida (la H.R. 3004), mejor conocida como la “Ley de Kate”, para castigar con mayor fuerza a los indocumentados deportados que reingresen al país.

El “Acta de Cero Santuario a Criminales”, fue aprobada con 228 votos a favor y 195 en contra, y en su núcleo castiga con la privación de ciertos fondos federales a ciudades y jurisdicciones “santuario” que se nieguen a colaborar con los agentes de Inmigración.

La “Ley de Kate”, que recibió 257 a favor y 167 en contra, lleva el nombre de Kate Steinle, quien murió en 2015 a manos de un inmigrante mexicano indocumentado en San Francisco (California) que había sido deportado cinco veces.

“Si es aprobado por el Senado tendría una fuerza legal para que las comunidades locales obedezcan las leyes, pero eso no quiere decir que no van a ver querellas legales para contrarrestarlas”, señala Ramírez.

La “Ley Kate” que recibió el apoyo de 24 demócratas impone severas penas carcelarias a inmigrantes indocumentados condenados por diversos delitos, incluyendo el conducir borracho, y que reingresen ilegalmente a los Estados Unidos.

Ambas medidas tienen el apoyo del presidente Trump, pero el rechazo de las comunidades inmigrantes que la consideren como “medidas absurdas”.

“Chelsea se rebelaría y no aceptaría que le retiren el nombre de ciudad santuario. El City Manager ha dicho que apoyará la condición de ciudad santuario y la mayoría de concejales pensamos igual, vamos a defender nuestra ciudad santuario a costa de todo”, dice el concejal Enio López.

Reacciones a favor de las ciudades santuario

Concejal de Chelsea Damaris Vidot-Rosa: “Vamos a seguir luchando por el bienestar de nuestra comunidad y en específico de la ciudad de Chelsea donde puedo decir con firmeza que el Concejo siempre estará tomando todos los pasos necesarios para seguir protegiendo a todos nuestros residentes. El City Manager Tom Ambrosiano ha dicho en varias ocasiones públicamente que siempre va a defender a nuestro pueblo, incluyendo la defensa de nuestra ciudad santuario”.

Concejal de Chelsea Enio López: “Esto le haría mucho daño a la comunidad inmigrante, pero así el gobierno federal le retire los fondos vamos a seguir apoyando nuestra condición de ciudad santuario. Chelsea no apoyaría las acciones de ICE, las represalias van a venir, perderíamos fondos, lo que llevaría a la ciudad a buscar otras formas para sobrevivir. Somos el 68 por ciento de inmigrantes y de aprobarse las medidas en el Senado el impacto va a ser tremendo para nuestras comunidades”.

Frank Ramírez, director ejecutivo de EBECC: “No creo que va a ser el final de las ciudades santuario, lo que va a pasar es que va a crear mucha resistencia y la mayoría de las ciudades van a ser impactadas por los fondos que van a ser bloqueados por el gobierno federal. Pero esto va a generar una serie de demandas legales, de peleas jurídicas. A nivel local las comunidades se van a organizar y no van a colaborar con la policía. Igualmente, los pequeños negocios van a ser impactados.

Tito Meza, director ejecutivo del Proyecto Hondureño 2000: “Las medidas en contra de los municipios que se han declarado ciudades Santuarios son una amenaza al sistema democrático de Estados Unidos. Los municipios tienen derecho legal ante la constitución de pasar resoluciones y ordenanzas que beneficien a sus habitantes. El pueblo debe rechazar y oponerse a las amenazas, so pena de perder sus libertades y vivir bajo una dictadura”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here