SHARE

El ente Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) confirmó el jueves que una sobrepresión en las líneas de gas fue la causa de las trágicas explosiones que provocaron incendios, evacuaciones y la muerte de una persona en el Valle de Merrimack.

Según el informe preliminar, unos empleados de Columbia Gas estaban reemplazando una línea de distribución cuando fallaron al remover un sensor de la presión de gas, hecho que causó que los niveles del hidrocarburo disminuyeran.

“Como la presión disminuyó alrededor de 0.25 pulgadas, los reguladores incrementaron la presión en el sistema de distribución”, comenta la agencia asegurando que excediendo el máximo permitido.

La junta federal también detalló que el centro de monitoreo de Columbia Gas ubicado en Columbus, Ohio, recibió las alertas del exceso de presión en las tuberías de gas de South Lawrence. La primera alerta fue a las 4:04 de la tarde, mientras que la segundo fue un minuto después. Sin embargo, el centro no tenía la capacidad de modificar la presión del gas, solo monitorearla.

Inmediatamente, la compañía activó el protocolo de seguridad a las 4:06 de la tarde, pero la primera emergencia reportada por un residente ocurrió a las 4:11 p.m.

Tras las explosiones, más de 20 individuos resultaron heridos, miles fueron desplazados de sus hogares, decenas de viviendas quedaron destruídas, y aún los damnificados continúan sin servicio de gas.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.