SHARE

Yo no estoy haciendo ningún festival, lo que pasa es que hay líderes comunitarios que quieren replicar el festival que se hizo hace casi un año en el Consulado y yo no soy quien para impedirlo ni tampoco impedir que otro grupo quiera celebrar su festival la semana siguiente y otro grupo quiera hacerlo en Lawrence”, replica el Cónsul salvadoreño en Boston, José Alemán.

“Si me invitan y no hay conflictos y no se realiza el mismo día yo voy a todas”, anota Alemán, desvirtuando que quiera dividir a su comunidad con una fiesta.

“Yo no tengo la potestad ni el interés de prohibirle a nadie que haga un festival, pero creo que con la misma pasión que se disputan una fiesta deberían trabajar por nuestra comunidad inmigrante que es la más numerosa de latinoamérica después de la mexicana”.

El Cónsul Alemán expresa que su trabajo es de protección y apoyo, especialmente a las personas más vulnerables y expuestas a cualquier tipo de arbitrariedad.

“Hay temas mucho más importantes como la reforma migratoria, las licencias de conducir, la batalla para logra el Dream Act, las deportaciones que disputarse los derechos de una fiesta”.

“El día en que en este país los salvadoreños seamos capaces de celebrar una fiesta cada día para celebrar quiénes somos y el aporte que damos, no vamos a pelear sobre quien hace la mejor fiesta”, concluye.