SHARE

Malas noticias para los padres inmigrantes

Quedó bloqueado el sueño de los padres inmigrantes indocumentados de poder regularizar, a través de sus hijos menores de edad, los documentos que les permita vivir legalmente en Los Estados Unidos. Una acción judicial bloqueó el Programa de Acción Diferida para Padres de Americanos y Residentes Legales Permanentes, DAPA, que fue creado por el presidente Obama en el 2014 y que proporcionaba un camino para que los inmigrantes sin papeles que tuviesen un hijo ciudadano de los Estados Unidos o residente permanente legal, sean considerados para la acción diferida, si habían vivido continuamente aquí desde el 1 de enero de 2010.

Para la mexicana Perla Hernández, madre de dos hijos americanos de 7 y 5 años de edad, la noticia fue devastadora “seguimos en la lucha” porque asegura DAPA es una cuestión de humanidad más que de política y economía, pues existen miles de familias centroamericanas que dejaron a sus hijos por más de 10 años, lograron llegar y ahora pueden volver a separarse. “Es tan extrema la situación en que están, que los padres serían capaces de volver a dejar a sus hijos, con tal de no llevarlos de regreso a ese mundo de violencia, pobreza y opresión”.

Si bien es cierto DAPA no fue lo suficientemente impulsado por el gobierno de Obama, allí estaba como una opción para quien la pudiera aprovechar, pero de momento el poder judicial la bloqueó y por ende impide su funcionamiento normal. “Los niños necesitan a sus padres”, enfatiza Eva Millona, Directora Ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes y Refugiados de Massachusetts, MIRA, quien aseguró que muchos niños viven con el temor de que mientras están en la escuela, su mamá o papá pueden desaparecer.

Y es exactamente lo que se está viviendo en el hogar de María Reyes, una madre hondureña que llegó hace 13 años con la esperanza de días mejores. Tiene cuatro hijos nacidos en Estados Unidos, uno de los cuales es deshabilitado “cuando él oye los mensajes de migración se pone a llorar atrás de la puerta y me dice nunca me vayas a dejar madre”, expresa.

Rosa María Pérez es de Guatemala y vive en Boston hace 11 años, 10 de los cuales vivió con el temor de una deportación por no tener los papeles que avalen su permanencia legal, pero hace un año arregló su estatus migratorio. Tiene una hija de 11 años y por ella ha luchado y lo seguirá haciendo. “No nos demos por vencidos porque siempre hay una esperanza, sigamos luchando por nuestros hijos, porque ellos son la fuerza que nos motiva a quedarnos para darles un futuro diferente y mejor al que tuvimos”, sostiene.

Es definitivo. Cuando los padres son detenidos y deportados, las familias son literalmente desgarradas, causando enormes sufrimientos y dejando corazones devastados.

Continúa DACA

El programa de Acción Diferida para los llegados en la Infancia, DACA, seguirá vigente, así lo anunció el Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John F. Kelly.

Desde que DACA comenzó en el 2014, más de 7.900 residentes de Massachusetts han aplicado con éxito, con enormes beneficios para estos jóvenes.

Bajo DACA, los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos como niños antes del 15 de junio de 2007 y cumplen con varias directrices pueden recibir una “acción diferida” en sus casos por dos años, sujetos a renovación y pueden obtener autorización de trabajo.

En Massachusetts, el estatus de DACA también confiere la elegibilidad para la matrícula en las universidades estatales, lo cual es denegado a otros estudiantes indocumentados.

El Migration Policy Institute estima que 19.000 residentes de Massachusetts son elegibles y otros 4.000 serán elegibles en una fecha posterior o si cumplen con los requisitos educativos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here