SHARE
Miryan Ortiz, directora ejecutiva de la Red Organizadora de Padres de Boston.
Miryan Ortiz, directora ejecutiva de la Red Organizadora de Padres de Boston.

La deserción escolar sigue siendo una preocupación para la comunidad inmigrante. Cada año escolar menos estudiantes latinos se gradúan. En una ciudades es más preocupante que en otras, aunque la tasa de deserción escolar a nivel estatal fue del 2.2 por ciento en el año académico 2012-2013, la más baja en más de tres décadas.

Pero ¿por qué la deserción escolar? 

Son muchos los factores, el examen estatal conocido como MCAS, la discriminación, la falta de capacitación del estudiante, la poca participación de los padres que no se involucran en la educación de sus hijos porque tienen que trabajar dos “full time” para mantener a sus familias.

Muchos estudiantes latinos en East Boston, Chelsea, Lynn, Lawrence, y otras ciudades abandonan la escuela secundaria antes de graduarse.

“Este es un tema de nunca acabar y nos debe preocupar a todos”, dice Miryan Ortiz, directora ejecutiva de la Red Organizadora de Padres de Boston.  

La deserción escolar es mucho más en unas escuelas que en otras y los educadores se sienten frustrados, buscando respuestas de cómo mantener a los estudiantes en sus recintos académicos. Los administradores de las escuelas envían cartas a los estudiantes para que vuelvan a clases, pero algunos de ellos por una u otra razón dicen que “no les gusta la escuela”.

En el 2012-2013 la tasa de deserción escolar en la English High School de Lynn, de acuerdo con las estadísticas estatales, fue la más alta en cuatro años. La escuela Classical High registró una tasa de deserción de 3.3 por ciento para el año académico anterior, lo que representa un ligero aumento  con respecto a las estadísticas de deserción escolar del 2011-2012.

En la Red Organizadora de Padres de Boston se aborda este tema con los propios estudiantes que se reúnen y hacen actividades que les permite aprender lo importante que es seguir en la escuela y cómo defender sus derechos como estudiante. 

Miryan Ortiz señala que si bien los estudiantes latinos han mejorado en las pruebas de MCAS, todavía el examen estatal sigue siendo una preocupación.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.