SHARE

1-carlos quintero

Por Carlos Quintero

La vida es un temporal de conflictos. Pero todo pasa. Lo único que nos detiene es el “deadline”, el plazo que no podemos decidir. Una crisis económica es como un huracán para los inversionistas, pero todo vuelve a su equilibrio.

Los conflictos familiares son el pan de cada día, pero con la ayuda de cada cual vuelve la paz -así sea temporal- al calor hogareño. Las relaciones laborales requieren mucho tacto para mantener entendimiento con personas difíciles.

Pasamos más tiempo con los compañeros de trabajo que con la familia. La guerra, así sea en otros continentes, le roba tranquilidad a nuestro entorno. Tondo está ligado a las reacciones de la naturaleza. Por eso, todo se parece al vendaval y la tormenta.

El gran Creador nos enfrenta a situaciones que nos hacen sentir incapaces, débiles e indefensos. Pero también nos envía la energía de la recuperación. Tenemos que enderezar el pensamiento para emprender el camino recto. Aceptemos la ayuda.. Dejemos atrás las promesas. Tomemos la responsabilidad que nos corresponde. GRACIAS a cada persona por su comprensión.