SHARE

Por Diego Ettedgui Lacau

Larry McMillan puede que no tenga casa propia o muchas pertenencias personales, pero lo que sí tiene es un tablero de ajedrez con todas sus piezas y una habilidad para jugar este deporte de mesa como muy pocos.

“Desde chico fui muy bueno jugando al ajedrez, aunque no me apasionaba. Sin embargo, cuando entre en una crisis financiera, se me ocurrió la brillante idea de sacarle provecho a mi talento y decidí traer mi tablero de ajedrez a la calle y jugar con cualquier persona que acepte el reto de pagar dos dólares al ganador… aunque acepto propinas extras también [risas]”, señaló McMillan.

Este ‘deportista callejero’ juega entre 15 a 20 partidos diarios en la misma acera donde está localizada la tienda Apple en la Boylston Street de la ciudad de Boston.

“Es muy difícil verle perder”, dijo el colombiano Gonzalo Ochoa, quien es valet parking del Hotel Mandarin que queda justo frente a donde se encuentra Larry jugando ajedrez todas las tardes. “Yo cruzo la calle sólo para verle jugar y aprender de él [Larry]. Una vez jugué contra él y no duré ni tres minutos [risas]”, agregó Ochoa.

¿Se atreve Usted a enfrentarse a Larry McMillan en ajedrez? Son dos dólares para el ganador, además de una tarde amena y diferente en Boston.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here