SHARE

El 15 de Abril Parecía el Día Perfecto en Boston.

Los niños estaban fuera de la escuela, celebrando el Día de los Patriotas, un festivo especial del estado para conmemorar los actos heroicos de los patriotas en la historia de nuestra nación.

El errático clima de Nueva Inglaterra estuvo colaborando enteramente, mientras las nubes desaparecían del cielo para darle  paso al tan esperado sol –y la brisa de la primavera fue ideal para salir a correr.

Los Red Sox de Boston habían obtenido un triunfo en la novena entrada sobre los Tampa Bay Rays en el Fenway Park, completando así tres juegos ganados en serie.

Ah, y  por supuesto,  la versión 117 de la más antigua carrera marathón del país, la conocida “Boston Marathon” siempre  ha dado un sentimiento bueno alrededor de la ciudad.

Y luego todo cambió en un segundo. Dos explosiones, con 13 segundos de diferencia, resultaron en una caótica escena en el corazón de la Boylston Street, en la meta de llegada donde siempre son  saludados y felicitados los atletas, después de un duro recorrido de 26.2 millas.

Sí, nuestra amada Boston fue atacada, pero las heridas y muertes causadas son algo que todavía nos aturden y afectan nuestro equilibrio, pero la curación también  ha comenzado. Realmente será un largo camino, como el caso del 11 de septiembre de nuestra ciudad hermana Nueva York, nosotros también nos superaremos y estaremos más unidos y fuertes.

Nuestras condolencias van para todos aquellos que perdieron a sus seres queridos. Y nuestros agradecimientos de todo corazón para aquellos héroes silenciosos que actuaron valientemente durante y después de la tragedia.

 

The Day that Changed Boston Forever 

April 15, 2013. It seemed like the perfect day in Boston.

Children were out of school celebrating Patriots Day, the special state holiday  commemorating the heroic acts of so many Patriots in our nation’s history.

The erractic New England weather was fully cooperating as partially cloudy skies were giving way to much anticipated sunshine – and the crisp spring air was ideal for outdoor running.

The Boston Red Sox had pulled out an exciting 9th inning victory over the Tampa Bay Rays over at Fenway Park completing a three game series sweep.

Oh, and of course, the 117th running of the nation’s oldest marathón was in full swing as the storied Boston Marathon had Boston feeling good all the way around.

And then it all changed in one split-second. Two explosions, 13 seconds apart, resulted in a chaotic scene in the heart of Bolyston Street – where the finish line has always warmly greeted the runners after their grueiling 26.2 mile endrurance test.

Yes, our beloved Boston was attacked, and the injury and death caused is something that we are still reeling from, but the healing has also begun. It will certainly be a long journey, but just like our sister city –  New York City after 9-11 –  we too will overcome and be a much more united and stronger city for it.

Our condolecnes go out to those who lost loved ones and our most heartfelt thanks to the many unsung héroes who acted so valiantly during and after the tragedy.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here