SHARE

Por Jeaneth D. Santana 

16-romeo ecuatorianoBoston – Romeo Santos “ecuatoriano” es Jordan Quintero, un joven guayaquileño que ha hecho de la bachata el género musical que lo está consagrando a pasos agigantados en el mundo del escenario. En menos de tres meses ha realizado 40 conciertos con lleno total en diferentes lugares como New Jersey, Nueva York, Chicago, South Carolina, Washington DC, Minneapolis y Connecticut, entre otras.

“Jordan Romeo” como lo bautizó la audiencia del programa ecuatoriano “Yo me llamo” transmitido por el canal Teleamazonas en el 2013, donde participó imitando al dominicano Romeo Santos es hoy en día un boom en You Tube, donde ha alcanzado más de millón y medio de visitas con sus vídeos.

Este ecuatoriano de 21 años cantará en los próximos meses y lanzará al mercado un tema musical inédito, una bachata romántica de la que es su compositor.

Se inició a los 8 años cantando en los intercolegiales y se alzó con los primeros premios cada vez que participaba. Su escuela primaria fue la Jefferson Pérez y su colegio el Leonidas Proaño, ambos en Guayaquil. Vivió con su papá desde los 3 años hasta los 15, luego se mudó con su mamá de quien dice es “una estrella resplandeciente que siempre pasa en mí, a quien yo escucho y quiero junto a mí para recobrar el tiempo perdido”. Tiene 10 hermanos y un deseo inmenso de ser reconocido internacionalmente por su música, no tiene buenos recuerdos de su infancia ni de su papá “me metía debajo de la casa a jugar con carritos de madera y soñaba con tener muchas cosas que nunca las tuve” rememoró.

Entre risas y una marcada dosis de timidez Jordan Romeo confiesa que quiso ser piloto, que voló un helicóptero Gacela mientras cumplía con el servicio militar en el Ejército, que jugó fútbol en la escuela Rocafuerte de Guayaquil y a los 18 años iba a ser transferido a Liga de Quito, pero una lesión en su rodilla frustró su aspiración de ser futbolista profesional; que le gusta el encocado de pescado, que su color favorito es el negro y que seguirá trabajando hasta que su nombre brille y su bachata resplandezca y perdure en el tiempo como el amor que siente por su madre.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.