SHARE

En Iglesia de Everett, sacerdote destaca sus cualidades como una mujer llena de bondad y de fe. Alcalde de Everett estuvo presente para dar los pésames al abogado Roland Hughes, único hijo de Maximiliana D. Maldonado.

 

Por Máximo Torres

8-maximilianamaldonadoEn la Iglesia Inmaculada Concepción de Everett donde pasó la mayor parte de su vida como inmigrante familiares y amigos le dieron el último adiós a Maximiliana D. Maldonado en una ceremonia fúnebre que estuvo presidida por su único hijo, el abogado de inmigración Roland Hughes. El alcalde de Everett, Carlo DeMaria, asistió a los actos fúnebres que contaron con una gran asistencia. El dolor de la pérdida de una madre es conmovedor y Alex, uno de los sobrinos de la difunta, no pudo contener las lágrimas y lloró recordando “lo buena y bondadosa que fue en vida”.

Roland Hughes tuvo palabras de inmenso cariño para su progenitora, la que –según dijo— no solo le dio la vida sino que lo guió por el camino del bien y lo apoyó en todo momento para que no desfalleciera en los estudios hasta convertirse en abogado. “Fue una madre ejemplar, llena de virtudes y con un gran amor a Dios y a la Virgen”, dijo.

Maximiliana D. Maldonado, originaria del Perú, llegó muy joven a vivir a los Estados Unidos en busca del “sueño americano” como muchos inmigrantes. Everett fue la ciudad en la que vivió casi toda su vida y la Iglesia Inmaculada Concepción fue el lugar donde pasó la mayor parte de sus años de inmigrante. El Reverendo Gerald Osterman la recuerda con cariño y dijo en su homilía que Maximiliana fue una mujer de un gran corazón y de un inmenso amor por el prójimo. Durante muchos años participó en una congregación de fe y ayudó a muchas personas de diferentes orígenes. Rick Randazzo que está vinculado también a la Iglesia tuvo igualmente palabras de elogio.

A lo largo de su vida como inmigrante Maximiliana trabajó como asistente de enfermera hasta que se jubiló. Su deceso se produjo el viernes 16 de agosto a la edad de 86 años de edad. Luego de la santa misa en honor de la señora Maximiliana Maldonado sus restos fueron cremados. ¡Qué descanse en paz!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here