SHARE

20_ caras de vida libro

Entrevista con la Dra. Olga Lattarulo, escritora y poetisa peruana

Su vida es un poema. Sus poemas tocan el alma. “Nacimiento”, “Aborto”, “Brindis de dolor”, “Mojado”, “Injusticia”, “Justicia a la americana”, entre muchos otros, están plasmados en su segundo libro de poemas “Caras de la vida” que, según dice su autora Olga Lattarulo, “es un libro con hechos reales y contradictorios sobre la vida de la gente. Soy seguidora de Vallejo y muchos de mis poemas están basados en temas sociales”.

De origen peruana nacionalizada norteamericana y con muchos años de residencia en Boston, la doctora Lattarulo expuso su obra en la reciente Feria Internacional del Libro de Lawrence, pero la presentación oficial lo hará el próximo 23 de diciembre, a la 1:00 de la tarde, en Centro Latino de Chelsea, un distrito mayoritariamente de inmigrantes y donde trabaja por muchos años en la Corte como Oficial de Probatoria. “Yo me identifico con mi comunidad”, dice.

La doctora Lattarulo emigró del Perú hace 26 años, es periodista de profesión y autora de varios libros. El estudio siempre fue su guía, logrando una maestría del Boston College como Asistenta Social, habla varios idiomas y está casada con el médico George Lattarulo con quien tuvo dos hijos, Andrew y Daniel.

SUS POEMAS

¿Por qué Caras de la Vida?

Porque este libro está basado, en muchos casos, en hechos de la vida real, muchos de los poemas son sociales como la castración de sentimientos, impotencia, muerte, dolor, pero es un libro también inspirado en el amor.

¿Qué te identifica con tus poemas?

Yo soy seguidora de Vallejo y al escribir mis poemas yo me inmerso en lo que pasa en la sociedad, vivo el hambre de la gente, utilizo peruanismos, políticos prometiendo, no son poemas basados en mi vida, soy periodista, terapista, asistente social y Oficial de Probatoria en la Corte de Chelsea y lo que me inspira es lo que pasa en nuestra sociedad. Es un libro con hechos contradictorios. Por ejemplo, yo presento las dos versiones, nacimiento y aborto, por un lado una madre que agradece a la vida y enaltece a su hijo y por otro lado al abortar la lleva a sentimientos de culpa que no la dejan vivir.

¿Qué te inspiró para hacer este tu segundo libro de poemas?

A mi me gusta la poesía y yo creo que es el mejor legado que le podemos dar a nuestros jóvenes que se están perdiendo con la cibernética, el periodismo es mi base y yo creo que lo que no se puede decir cantando se puede decir con poemas.

¿Cuánto tiempo te llevó hacerlo?

Me llevó cinco años, yo publiqué mi primer libro de poemas “Olga con el alma” en 2005, uno no siempre está con disposición sicológica para escribir poemas y yo creo que uno de los poemas que me marcó y me hizo derramar lágrimas es “Justicia a la americana”. Otros dos poemas “Tu nacimiento” y “El Pulgarcito” se los dedico a mis hijos Andrew y  Daniel.

¿Con tus poemas qué quieres transmitirle a la gente?

Son muchos los problemas sociales y lo que quiero es que la gente despierte y tome conciencia de una realidad existente, hay jóvenes que se niegan a hablar nuestra lengua materna y los padres con la mala adaptación ponen de lado su cultura y no les enseñan a escribir y leer español. Como hispanos tratemos de alimentar la literatura a nuestros hijos para que no estén dando pena.

Tus poemas tienen que ver mucho con el hambre, la miseria, el aborto, la injusticia ¿qué es lo que te identifica con esos casos?

Yo vengo del Tercer Mundo donde hay tanta pobreza y mucha corrupción, tengo raíces indígenas y de allí mi identificación con César Vallejo que expresa el dolor y el sentir de su pueblo. Mis padres me dieron ejemplo de lucha, de materializar mis sueños. Nunca voy a ser Vallejo, pero concidimos en expresar nuestros sentimientos sobre el hambre, la miseria.

¿Eres una mujer multilingüe, multicultural, multifacética, eres escritora, periodista, maestra, poeta, en esto último Vallejo tuvo que ver con tus poemas?

Bastante, en todos los poemas sociales. Desde muy niña me gustó la poesía, mi abuelita me regaló a los 7 años un libro de poemas de Vallejo, me gustaron y luego en secundaria comencé a escribir mis propios poemas. Ya casada y viviendo en Europa, recorrí los lugares donde Vallejo había estado. Estuve en Paris, la ciudad luz, de luminosa no tiene nada, es una ciudad oscura, pero llamada así por ser el centro de las figuras literarias. Allí volví a leer su poema “Me moriré en Paris”.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.