SHARE

El tiempo vuela. Ya cerró el plazo de inscripción para operar uno de los 35 dispensarios de marihuana medicinal a nivel estatal que estarán atendiendo al público a más tardar a finales de año y, según informes oficiales, hay por lo menos 100 solicitudes en juego, es decir que el interés por administrar uno de esos establecimientos es casi tres veces mayor a lo previsto.

Los votantes de Massachusetts ya habían aprobado en las elecciones pasadas el suministro legal de marihuana medicinal a pacientes con condiciones como cáncer, parkinson y sida, pero las reacciones a la construcción de dispensarios de marihuana en diferentes ciudades han sido de rechazo.

Ciudades como Wakefield, Melrose y Brookline se han negado a la posibilidad de aceptar la construcción de dispensarios de marihuana medicinal.

La medida aprobada por votación contempla que los enfermos puedan tener hasta 10 onzas de la droga cada dos meses.

Chelsea es una de las ciudades donde operaría uno de los dispensarios, pero diferentes organizaciones ya han expresado su abierto rechazo luego que el Concejo de la ciudad examinó posibles áreas donde podrían funcionar.

Tito Avellaneda, uno de los más reconocidos activistas latinos y ex presidente del desaparecido Festival Hispanoamericano de Chelsea, se ha manifestado en contra de la medida, señalando que de autorizarse la construcción de un dispensario en el área “todos los drogadictos vendrían a Chelsea, dicen que van a controlar la venta de marihuana, eso no es cierto, no van a controlar nada”.

Ahora se espera la decisión de las autoridades para ver a quien le dan el permiso para operar los dispensarios de marihuana medicinal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here