SHARE

Por Jeaneth Delgado-Ávila (Fotos: Jehovagni Daniel) ~

Galo Roggiero sonriente recuerda su paso por la Universidad de Harvard cuando realizó una especialidad en Marketing.

A sus 77 años es como si  no supiera hacer otra cosa que respirar, transpirar y vivir para y por el fútbol. Galo Roggiero Rolando se inició en los avatares  del fútbol a los 32 años cuando caminaba por las calles de Guayaquil y un importante hombre de negocios le dijo “oye Galo quieres ser Presidente de Barcelona”, propuesta que la aceptó siendo funcionario público y sin tener un dólar en el bolsillo, recuerda. En 1970, Barcelona, cinco fechas antes de terminar el campeonato nacional, se consagra de la mano de Roggiero, Campeón del Fútbol Ecuatoriano.

Hablar del  economista Roggiero es referirse a  uno de los hombres más populares, queridos y respetados de Ecuador, es como leer  un libro enigmático que al mismo tiempo incluye capítulos del deporte,   de la política y del verdadero amor, el amor sublime, ese que en la actualidad es difícil de encontrar. Su esposa Martha Avilés. Sus hijos: Natalia, Juan Carlos, Martha María y Galo son sus amores de vida. Enviudó después de 15 años de matrimonio y sólo un pensamiento lo acompaña en el trajinar de sus actividades: “Me  casé con una Santa”.

Galo Roggiero con Natalia y Juan Carlos, dos de sus cuatro hijos cuando estuvieron de paseo en Boston.

De paso por Boston junto a dos de sus cuatro hijos, Natalia y Juan Carlos, Roggiero añora sus años mozos, allá por 1966 cuando era estudiante de la Universidad de Harvard, lugar en donde realizó una especialidad  en Marketing Research, Marketing Management and Marketing Principles.

Sus ojos brillan al hablar del Barcelona, el equipo de fútbol más popular de Ecuador, el que tiene más seguidores, el que desata pasiones extremas, el más grande referente emocional de los ecuatorianos,  el actual campeón del Fútbol de ese País.  “De muy poco me arrepiento, he cumplido con Barcelona al igual que he cumplido con mis hijos, no tengo ningún cargo de conciencia”, afirma. En el 2006 ocupó por segunda vez la Presidencia de Barcelona.

La llegada de Roggiero a la presidencia de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, en 1994 fue el punto de partida para la profesionalización del fútbol nacional, es lo que los ecuatorianos denominan como  “la era de Pacho Maturana”, director técnico colombiano que asumió las riendas del equipo Tricolor en la administración de Roggiero.

Otra de sus pasiones es la política aunque  reconoce que la mano derecha sólo la utiliza para escribir. Roggiero  confiesa que  la política ha sido la válvula de escape en su vida.  Fue funcionario de Aduana del Presidente José Velasco Ibarra; Secretario del Gobernador del Guayas, Benjamín Rosales y del Ministro de Agricultura, Jaime Nebot Velasco y Diputado de la provincia del Guayas, por el Partido Social Cristiano.

Se remonta a su niñez y se visualiza con un balón de fútbol, armando y desarmando el equipo del barrio, caminando dormido de la mano de su Padre después de asistir, por la noche,  a los partidos del Barcelona. Es allí donde comienza a  formarse el dirigente, el político y el hombre que dice dará su último adiós cuando haya cumplido con la vida y  sus hijos.