SHARE
Foto: WBZ.

Boston – Después de la controversia sobre las discrepancias de las horas extras pagadas a oficiales de la policía estatal de Massachusetts que nunca las trabajaron, el gobernador Charlie Baker anunció cambios drásticos.

En una conferencia de prensa este lunes junto a la vicegobernadora Karyn Polito, y la coronela de la policía estatal de Massachusetts, Kerry Gilpin, Baker anunció nuevas reformas a las políticas y procedimientos del departamento para aumentar la supervisión y la rendición de cuentas.

Entre los cambios incluyen la eliminación de los patrulleros “E”que vigilaban la autopista, la activación de un sistema automatizado para localización de vehículos policiales, el desarrollo de un programa de cámara corporal, entre otras medidas.

De acuerdo con el gobernador, la finalidad es reestructurar el departamento y recuperar la credibilidad ante la comunidad luego del abuso de al menos 20 oficiales que podrían enfrentar cargos criminales.

“Eso es robar y nadie que se sienta en una de estas posiciones públicas debería robar. Eso es lo que aprendes en el segundo grado, de lo que estamos hablando aquí, es de oficiales de la ley juramentados, y deben ser responsables de las consecuencias de sus acciones”, comentó Baker.

Otras de las políticas incluyen varias auditorías de 30 días realizadas por una agencia externa, un programa de inspección de personal y el incremento de la fuerza laboral para reducir el sobretiempo de los oficiales.

También, el gobernador busca asegurar que las políticas y procedimientos disciplinarios se cumplan. Todo esto para tener mayor transparencia en el departamento.