SHARE
(Photo by Joe Robbins/Getty Images)

El tight end de los Patriots Rob Gronkowski recibió el aval para salir del protocolo de conmociones cerebrales y jugará el domingo en el Super Bowl contra los Eagles de Filadelfia.

Gronkowski se entrenó plenamente el jueves. El lineman defensivo Deatrich Wise también pudo entrenar al salir del protocolo de conmociones. Malcolm Butler (enfermedad) y Brandon King (rodilla) también participaron en el ensayo. Gronk señaló que estoy “listo para jugar” y que no tendrá restricciones.

Había quedado al margen desde un choque de cascos con Barry Church de Jacksonville en la primera mitad de la victoria de Nueva Inglaterra en el partido por el campeonato de la Conferencia Nacional.

El estelar jugador se perdió la victoria en el Super Bowl del año pasado ante Atlanta tras someterse una cirugía en la espalda. Gronkowski indicó que su percepción es que los médicos del equipo aprovecharon la semana de descanso para ser lo más cautelosos posibles con la lesión.

“Supimos todo el tiempo que iba a poder jugar”, dijo. “Evolucioné muy bien durante la semana”.

Gronkowski lideró al equipo en las estadísticas de juego aéreo durante la temporada regular: 69 pases atrapados para 1.084 yardas y ocho touchdowns. Su presencia le da al quarterback Tom Brady otra opción frente a una defensa de los Eagles que en la campaña regular fue la cuarta mejor de la NFL en defensa.

“Es un jugador dinámico. Vital para nuestra ofensiva. Lo ha sido desde que llegó a nuestro equipo. Siempre ha rendido fenomenal cuando juega”, declaró Brady.

Filadelfia permitió 229 yardas por partido vía aérea en los playoffs. Y Nueva Inglaterra se presenta con un promedio de 318 yardas en pases durante la postemporada.