SHARE

En Iglesia Santísimo Redentor hace homenaje al Santo Oscar Romero. Monseñor Romero fue asesinado hace 24 años en El Salvador por “odio a la fe” y ahora el Papa Francisco lo elevará a Santo en fecha y lugar aún no determinado.

East Boston – Elevado a Santo por el Papa Francisco, el arzobispo salvadoreño Oscar Romero, asesinado durante una misa hace 24 años por los escuadrones de la muerte, recibió un emotivo homenaje por parte de la comunidad salvadoreña en Boston, acto que fue organizado por el Consulado General de El Salvador en la Iglesia Santísimo Redentor de East Boston.

Durante la celebración se conmemoró su vida y obra, destacándose que se necesitaron 24 años de proceso para que monseñor Romero, símbolo de una iglesia centrada en los pobres de Latinoamérica, sea proclamado santo y solo con la llegada del Papa Francisco se aceleró un proceso que contaba con muchas oposiciones.

La beatificación del Arzobispo salvadoreño se había proclamado ya con un decreto en el que se reconocía el “martirio” de Romero in odum fidei, es decir, que fue asesinado por “odio a la fe” y por tanto sin necesidad de un milagro. El Papa se reunió con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, para aprobar algunos decretos en el que también se encontraba el del milagro para la canonización del papa Pablo VI.

Queda solo por conocer la fecha y el lugar donde Francisco celebrará la canonización. Una primera hipótesis es que Francisco oficiará la canonización en el Vaticano junto con la del papa Pablo VI al término del Sínodo de Obispos sobre los Jóvenes, convocado del 3 al 28 de octubre próximo. Pero también se baraja la posibilidad de que el pontífice argentino pueda viajar a San Salvador en ocasión del viaje a Panamá en enero de 2019 con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

‘San Romero de América’, como desde hace años llaman a Romero los salvadoreños, fue arzobispo de San Salvador, de 1977 hasta que fue asesinado el 24 de marzo de 1980, a los 62 años de edad, en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia de San Salvador, en los días previos al estallido del conflicto armado salvadoreño (1980-1992). Años más tarde moriría allí también el jesuita español Ignacio Ellakuría por militares junto a otros miembros de la Compañía de Jesús que denunciaban la situación en el país.

Durante la celebración en la Iglesia Santísimo Redentor en la que estuvo presente el Cónsul Ruddy Lazo hubo momentos muy emotivos en la que también se celebró un evento cultural en el sótano de la Iglesia. El padre Thomas presidió el oficio religioso.

La oposición y su milagro

“Siempre me he preguntado por qué hay tanta oposición”, dijo el obispo Vincenzo Paglia para concluir “tenía que llegar un Papa latinoamericano para canonizar a una personalidad como Romero”.

Romero fue beatificado tras aprobarse su condición de “mártir”, que fue además la que encontró más objeciones durante este proceso pues para un sector más conservador de la Iglesia beatificar a Romero habría sido como llevar a los altares a la Teología de la Liberación.

El milagro que ha servido para hacer santo a Romero fue el de una mujer salvadoreña embarazada a la que habían dado pocos días de vida y le practicaron una cesárea para al menos salvar a su hija. Su marido, que no era muy creyente, encontró una imagen de Romero y comenzó a rezar y no solo se salvó la niña, sino que también su mujer sanó, explicó Paglia.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.