SHARE

Boston – Para que la tormenta no te tome a ti y a tu familia desprevenidos, te recomendamos unos tips fáciles de seguir, para que puedan mantenerse sanos y salvos antes, durante y después de la tormenta de nieve.

1. ANTES DE LA TORMENTA DE NIEVE

– Abastece tu casa con alimentos, accesorios higiénicos y agua (al menos tres galones de agua por cada persona).

– Especialmente son útiles los enlatados, pues pueden conservarse sin refrigeración. Recuerda comprar un abrelatas.

– Asegúrate de tener suficiente comida para tu mascota.

– Un botiquín de primeros auxilios y medicamentos esenciales.

– Ropa de protección, impermeables, y ropa de cama o sacos de dormir.

– Artículos especiales para bebés, ancianos, mascotas y familiares discapacitados.

– Prepara también un equipo de suministros para desastres para tu automóvil.

– No olvides tener una linterna en casa con baterías extras en caso de que se vaya la luz (es más seguro que encender velas, pues estas pueden provocar incendios).

– Retira tu automóvil de la calle, sobretodo si está en una vía con prohibición de estacionamiento durante tormentas.

– En caso de que tengas terraza o jardín, guarda los objetos dentro de tu casa para evitar que sean llevados por los fuertes vientos.

– Asegúrate de que la calefacción de tu hogar esté en buen funcionamiento. Para problemas llama al 311.

2. DURANTE DE LA TORMENTA DE NIEVE

SI DEBES SALIR

– Recuerda que muchas capas de ropa liviana te mantendrán más abrigado que un solo abrigo pesado. Guantes (o mitones) y un gorro prevendrán la pérdida de calor del cuerpo. Cubre tu boca para proteger los pulmones.

– Comprende los peligros del factor térmico, que combina el enfriamiento producido por el viento y las temperaturas bajas sobre la piel expuesta.

– A medida que aumenta el viento, el calor abandona el cuerpo de una persona a una velocidad acelerada, bajando la temperatura del cuerpo.

– Camina cuidadosamente sobre superficies con nieve o hielo.

– Mantén tus manos y nariz cubiertas.

– Evita viajar en automóvil durante una tormenta.

– Lleva suministros de emergencia en el portamaletas del automóvil.

– Mantén el tanque de gasolina de tu automóvil lleno de combustible para uso durante emergencias y evita que se congele la tubería de paso del combustible.

– Hazle saber a alguien tu destino final, tu ruta y cuándo esperas llegar. Si tu automóvil queda atascado por el camino, se te podrá enviar ayuda a lo largo de tu ruta predeterminada.

EN TU CASA

– Reporta cualquier problema relacionado a la calefacción al 311.

– Si no tienes calefacción en tu hogar, ve a otro lugar caliente.

– Nunca utilices la cocina de gas para calentar tu hogar.

– Nunca utilices querosene para generar calor en tu hogar.
– Si ves que alguien muestra síntomas de hipotermia, tales como confusión, escalofríos, temblores, mareos, entonces llama al 911 y pide ayuda.

3. DESPUÉS DE LA TORMENTA DE NIEVE

– Si paleas nieve, ten mucho cuidado. Es un trabajo físico extenuante, por lo tanto, toma frecuentes descansos. Evita esforzarte excesivamente.

– Si permanece sin energía por más de algunos días, su comunidad puede establecer refugios contra el frío.

– Si no cuenta con los suministros adecuados para mantenerse caliente en su hogar y puede trasladarse sin peligro, posiblemente quiera ir a un refugio.

– Si sale, vístase con ropa de abrigo, manténgase seco y evite la exposición prolongada al frío y al viento para protegerse de la congelación y la hipotermia.

Para mayor información, visita la página web de la Cruz Roja.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.