SHARE

Dignidad y respeto. Cientos de inmigrantes salieron a las calles en Boston como parte de un movimiento a nivel nacional para demandar al presidente Obama y al Congreso un alto a las deportaciones y la aprobación de una reforma migratoria que beneficie a más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

4-marcha reforma_1

Liderados por representantes de diferentes organizaciones locales como MIRA Coalition, la Agencia Alpha, Manteniendo las Familias Unidas, Luma, Centro Presente, Centro de Desarrollo Dominicano, entre otras, los manifestantes partieron desde Copley Square, en la esquina de la calle Boylston y Darmouth, para concentrarse en Boston Common y llevar a cabo una gran manifestación en lo que se llamó el Día Nacional de la Dignidad y Respeto del Inmigrante.

“Hemos levantado la voz en conjunto para enviar un mensaje a los legisladores en Washington a fin de que aprueben la reforma migratoria”, enfatiza Patricia Sobalvarro, directora ejecutiva de ALPHA, una de las organizaciones participantes.

4-marcha reforma_2“El esfuerzo nacional también ha sido para presionar a los republicanos que controlan la Cámara de Representantes a fin de que dejen de bloquear la nueva ley migratoria”, anota Lucy Pineda, directora ejecutiva de Latinos Unidos de Massachusetts (LUMA), quien con megáfono en mano estuvo alentando a los manifestantes. La marcha movilizó a inmigrantes de diferentes ciudades de Boston, Lynn, Lawrence, Fitchburg, Williamstown, Springfield, Worcester, Brockton, New Bedford, entre otras, quienes exigían también el fin a las deportaciones. En su recorrido hasta el Boston Common hicieron un alto en una de las agencias de Bank of America para demandar al banco dejar de financiar a John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, quien se niega a poner en agenda la ley de reforma migratoria que ya ha sido aprobada por el Senado.

Los inmigrantes también pidieron al gobernador Deval Patrick tener permisos de conducir y que la policía no verifique el estatus migratorio de los detenidos.

Muchos de los manifestantes participaron en la marcha con sus hijos como Mauricio que no pertenece a ninguna de las organizaciones, pero dice entender su responsabilidad en la movilización. “Yo quiero mantener a mi familia unida y lejos del drama de la deportación”.

“Yo vine con mi familia porque creo que esta es una lucha de todos los inmigrantes legales o indocumentados”, anota otro de los manifestantes.

En el Boston Common, durante la manifestación, Annie López conocido como “El rancherito de oro”, un niño de apenas 8 años de edad, se convirtió en la voz de los inmigrantes reclamando justicia.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.