SHARE

Por Diego Ettedgui Lacau

El outfielder más intimidante de los Medias Rojas, en cuanto a apariencia se refiere, es una persona muy fuerte física y mentalmente tras haber acariciado la muerte en cinco ocasiones distintas.

La primera vez que Jonny Gomes estuvo cerca de morir fue cuando apenas empezaba el high school y una vela encendida cayó sobre el ‘sleeping bag’ en el que estaba durmiendo, prendiendo el objeto en fuego.

En el segundo incidente, el jugador  estuvo involucrado en un accidente de carro durante un fin de semana de Memorial Day, en donde pasó dos días en el hospital.

El tercero fue un poco loco, ya que Gomes recibió un disparo de un cazador viejo y desquiciado mientras acampaba con sus amigos en su último año de high school.

En la noche de Navidad del año 2002, sorprendentemente el carismático beisbolista sufrió un infarto que lo dejó hospitalizado por varios días.

Y, por último, y por si fuera poco, Jonny fue atacado por un lobo que era la ‘mascota’ de una persona que estaba ayudándolo a repararle la casa a su abuela.

“Estas experiencias me han servido para enfrentar la vida de otra manera. Yo no pongo mi vida a prueba… simplemente son momentos inoportunos por los que he pasado”, comentó el sucedido pelotero de los Medias Rojas de Boston.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here