SHARE
BOSTON, MA – NOVEMBER 1: Kyrie Irving #11 of the Boston Celtics shoots the ball against the Sacramento Kings on November 1, 2017 at the TD Garden in Boston, Massachusetts. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. Mandatory Copyright Notice: Copyright 2017 NBAE (Photo by Brian Babineau/NBAE via Getty Images)

Nada ni nadie detiene a los Celtics de Boston que llegaron a los 14 triunfos consecutivos después de superar la prueba de fuego de enfrentarse a los Warriors de Golden State, los actuales campeones de liga, en duelo de líderes de Conferencia.

El base Kyrie Irving tuvo que quitarse la máscara protectora para liderar la remontada de los Celtics, que se impusieron por 92-88 a los Warriors, para romperle la racha de siete triunfos consecutivos.

Irving, que no había tenido su mejor inspiración encestadora en la primera parte, se quitó la mascara que protegía la cara de la fractura que sufrió la pasada semana, y todo cambió para bien. El base estrella de los Celtics se encargó de anotar los puntos decisivos que completaron la remontada del equipo de Boston (14-2) que estuvieron abajo 17 tantos, pero con su triunfo siguen con la mejor marca de la liga.

Irving, que aportó 16 puntos, incluidos 11 en el cuarto periodo, seis asistencias y cinco rebotes, consiguió los cuatro tantos desde la línea de personal, que a falta de 1:17 minuto para el final le dieron a los Celtics los parciales de 88-88 y 90-88.

Mientras que el alero novato Jayson Tatum, con 14 segundos por jugarse, también desde la línea de personal, aseguró la victoria con los últimos dos tantos del partido.

Hasta que llegó la inspiración de Irving, el escolta Jaylen Brown, otra de las grandes revelaciones de los Celtics en lo que va de temporada, anotó 22 puntos con siete rebotes, y lideró la lista de los cinco titulares que tuvieron números de dos dígitos. La aportación de Brown tuvo doble valor ya que jugó el partido después de conocer la muerte de uno de sus mejores amigos.

El pívot dominicano Al Horford volvió a convertirse en el jugador clave en las acciones defensivas y dentro de la pintura al aportar un doble-doble de 18 puntos y 11 rebotes. Horford, que le ganó el duelo a los hombres altos de los Warriors, jugó 35 minutos en los que anotó 7 de 11 tiros de campo, los cuatro que falló fueron intentos de triples, y acertó 4-4 desde la línea de personal. El hispano consiguió doble-doble por segundo partido consecutivo, por segunda vez en lo que va de temporada, algo que no pudo lograr una sola vez en la pasada.

La defensa de los Celtics volvió a ser determinante a la hora de la victoria y esta vez estuvo mejor que el promedio de los 94,5 puntos que habían permitido hasta ahora a los equipos rivales, la mejor marca en la NBA.

Pero frente a los Warriors, que llegaron al partido con promedio de 119,6 puntos anotados por partido, lo hicieron aún mejor y dejaron a los actuales campeones de la NBA con la anotación más baja que han tenido en lo que va de temporada.

Ante la excelente defensa de los Celtics, solo Durant, que aportó 24 puntos, tres rebotes y tres asistencias, respondió con buena producción que lo dejó como el máximo encestador. Pero el resto de los titulares de los Warriors, incluido Curry, no respondieron de la misma manera, y eso les costó la derrota.

El escolta Klay Thompson llegó a los 13 puntos, siete rebotes y repartió tres asistencias, mientras que el ala-pívot Draymond Green logró 11 tantos, capturó ocho balones bajo los aros y dio cinco pases de anotación.