SHARE

AP

Un suicida se inmoló y mató a al menos 22 personas el lunes por la noche en Manchester, Inglaterra, cuando los jóvenes asistentes a un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande salían del recinto, algunas con las características orejas de gato de la artista o sosteniendo globos.

 El Estado Islámico dijo el martes que un miembro suyo perpetró el ataque.
Detalló que “un soldado del califato plantó bombas en medio de las reuniones de los cruzados” y luego las detonó. No precisó si el atacante murió. La policía dijo que se utilizó “un dispositivo improvisado”.

Los gritos de los adolescentes llenaron el Manchester Arena poco después de la explosión, que se cobró la vida del agresor y causó decenas de heridos. La primera ministra británica, Theresa May, dijo el martes que Manchester había sido víctima de “un cruel ataque terrorista”.

“Intentamos comprender la retorcida y perversa mente que ve una sala llena de jóvenes no como una escena para atesorar sino como una oportunidad para una matanza”, agregó.

“Aunque no es la primera vez que Manchester sufre de este modo, este es el peor ataque que ha experimentado la ciudad, y el peor de la historia en el norte de Inglaterra”, señaló May durante una comparecencia en el exterior de su residencia oficial en Londres. “Este ataque destaca por su horrible y repugnante cobardía”.

Horas después del ataque, la policía detuvo el martes en el sur de Manchester a un hombre de 23 años en relación con el incidente, explicaron las autoridades sin ofrecer más detalles.

El incidente desencadenó una búsqueda de seres queridos durante toda la noche, con padres intentando localizar a sus hijos adolescentes y grupos de amigos separados tras la explosión que intentaban reencontrarse. Twitter y Facebook se llenaron de peticiones de información sobre gente desaparecida.

El ataque sucedió al final del concierto de Grande, cuando los asistentes se dirigían a las salidas. Testigos dijeron que vieron tornillos y otras piezas de metal, indicando que la bomba podría haber contenido metralla que buscaría aumentar los daños.

Varios servicios de taxis se ofrecieron a llevar gratis a casa a asistentes que se habían quedado varados, y vecinos de la zona se ofrecieron a alojar a gente que no pudiera llegar a casa tras el cierre del transporte público.

Al concierto asistieron miles de jóvenes del norte de Inglaterra. Grande, que no resultó herida, tuiteó horas más tarde: “Rota. Desde el fondo de mi corazón, lo siento tanto, tanto. No tengo palabras”.

Según May, las autoridades creen haber identificado al atacante, pero no reveló su nombre. La policía sigue intentando determinar si actuó en solitario o si tenía un cómplice.

“Hubo un gran estallido como de una bomba que asustó a todo el mundo y todos intentamos huir del estadio”, dijo Majid Khan, de 22 años. “Fue un estallido y básicamente todo el mundo que estaba en el otro lado del estadio, donde se escuchó la explosión, vino corriendo rápidamente hacia nosotros mientras intentaban escapar”.

La campaña para las elecciones generales británicas del próximo 8 de junio quedó suspendida.

La explosión ocurrió cerca de la salida del Manchester Arena en torno a las 22:30 (2130 GMT), cuando Grande ponía fin al concierto de su gira Dangerous Woman. Autos de policía, equipos de expertos en explosivos y 60 ambulancias acudieron al lugar al hacerse evidente la escala de la matanza. Unos 400 agentes se movilizaron durante la noche para colaborar en la investigación.

El servicio de ambulancias del noroeste del país dijo haber trasladado a 59 personas a hospitales.

Decenas de líderes mundiales ofrecieron sus condolencias a las familias de las víctimas. Autoridades en varios países de la Unión Europea guardaron un minuto de silencio y las banderas de las instituciones ondearon a media asta.

“Muchos inocentes y hermosos jóvenes, viviendo y disfrutando de la vida, asesinados por los malvados perdedores de la vida”, señaló el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desde Cisjordania.

Más tarde el martes, la policía desalojó un gran centro comercial en el centro de Manchester. Al parecer, se habría detenido a un hombre, pero su arresto no guardaría relación con el ataque del lunes en la noche.