SHARE

Recovering After Brain Tumor Operation

Conocida como una de las más activas y dinámicas líderes latinas, Jenny Cintrón se recupera de una delicada intervención quirúrgica al cerebro que la devolvió a la vida. La comunidad sigue orando por su salud.

Por MAXIMO TORRES

Su vida es amor, es entrega, es un  milagro de Dios.  Su origen es puertorriqueño, pero su nombre ha traspasado fronteras porque muchos conocen a Jenny Cintrón como una de las más activas y dinámicas líderes latinas.

1-jenny cintron

Jenny ha vuelto a la vida. Los riesgos de una delicada intervención quirúrgica luego que los médicos le hallaran dos tumores en el cerebro pusieron en sobresalto a una comunidad que se unió en una cadena de oración. 

“Gracias a Dios todo salió bien y Jenny se recupera de la delicada operación al cerebro. Felizmente los tumores fueron benignos”, dice Aida Silva, una de las tantas activistas boricuas y de otras nacionalidades que aún están pendientes de su salud.

Jenny Cintrón vino a vivir a Boston en el año 1979 y trabajo para ABCD (Action for Boston Community Development), organización a la que le dedicó 25 años de su vida para luchar contra la pobreza y por el desarrollo de nuestras comunidades.

Hace unos años pasó al retiro por una dolencia cardíaca, pero Jenny siguió trabajando desde diferentes frentes en favor de la comunidad inmigrante.

“Es una mujer que siempre está al servicio de la comunidad, sin importar su origen”, dice María Alamo, otra de las activistas puertorriqueñas que conoce a Jenny por casi 25 años.

Su amor, su entrega nunca tuvo fronteras y desde que emigró de Puerto Rico siendo muy joven se dedicó a ayudar al que lo necesitaba convirtiéndose en hija adoptiva de Boston, ciudad a la que ama entrañablemente.

“Jenny Cintrón es un alma de Dios y un instrumento de paz en la comunidad’, anota Alamo.

Siempre activista

14-15-jenny cintron 3Jenny nació para servir, por muchos años organizó la tradicional fiesta de Reyes para alegría de los niños, participó en repetidas colectas por desastres naturales en países latinoamericanos y fue puente para muchos inmigrantes para abrirse paso en Boston. En ABCD trabajó para darle trabajo a los jóvenes en el verano a fin de sacarlos de la calle y bajar los índices de violencia. Como Notario Público también ayudó a la comunidad. “Es una persona que siempre manifestó su deseo de ayudar a todos los hermanos hispanos”, dice Silva.

“Dios obró por Jenny, la comunidad estuvo a su lado, incluso personas que no la conocían personalmente se sumaron a la cadena de oración, hubo un derroche de amor, de paz, de esperanza por este momento tan difícil que tuvo que enfrentar por su salud”, anota.

La cadena de oración se repitió en muchas Iglesias, desde Puerto Rico hasta Boston

“Nuestra querida Jenny ya está en su casa recuperándose, tiempo de dar gracias a Dios”, escribían Ramonita Mulero, Fátima, Gladys, Marisol, Higinia Maria, Félix Arroyo, Félix Hernández, Lucas Guerra, Hanoi, Rosa y un sinnúmero de amigos que han tocado las puertas del cielo para pedir la Gracia de Dios por su salud.

Los tumores

Hace siete meses Jenny Cintrón sintió dolores de cabeza, mareos, pero pensó que era migraña y siguió participando en diferentes eventos de la comunidad. Se estaba acostumbrando a los dolores, pero pasado el tiempo todo se agravó, perdió el 50 por ciento de su visión. Hace dos semanas los dolores de cabeza fueron mucho más intensos que llamó al 9-11.

Una ambulancia la llevó de emergencia al Boston Medical Center, pero por alguna razón no la atendieron durante hora y media y decidió regresar a su casa.

Dos días después volvió al hospital con dolores de cabeza mucho más fuertes. Los médicos le encontraron dos tumores en el cerebro, detrás del ojo izquierdo, tenía una inflamación severa.

De inmediato los médicos la sometieron a una intervención quirúrgica y le extrajeron los dos tumores que felizmente no fueron cancerosos.

“Es un milagro porque muchas personas que tienen un tumor cerebral terminan perdiendo la vida”, expresa Aida Silva, una activista puertorriqueña que estuvo todo el tiempo pendiente de su salud.

“Con su familia estuvimos en el Boston Medical Center casi tres horas hasta que salió de la operación”, anota.

Los médicos dijeron que la operación fue todo un éxito.

“Jenny se siente bien y según dice ‘lo único que le da tristeza es que me dejaron calva’. Ella siempre ha sido nuestra modelo”, relata Aida.

Jenny Cintrón junto a su esposo y sus hijos recibió muchos ramos de flores por su recuperación y por el Día de la Madre. La Alianza Hispana le envió una canasta de flores.

Algo más…

Cadena de oración. La comunidad representada por activistas de diferentes organizaciones está organizando una reunión para el 19 de junio en la iglesia San Andrés de Jamaica Plain para darle gracias a Dios por todas las bendiciones que derramó sobre Jenny Cintrón y porque permitió unir a todo el mundo en una cadena de oración.

Reacciones de una comunidad

Lucas Guerra: “Jenny Cintrón es como el sol que ilumina y proyecta calma y estará con nosotros por muchos años más”.  

Félix Hernández, veterano de la administración del presidente Obama: “Jenny es una amiga inseparable, proyecta vida y yo le voy a poner una velita a la Virgen para que la proteja.

Félix Arroyo padre: “Mis plegarias positivas para Jenny que siempre ha estado con la comunidad”.

Famita Breton: “Jenny es una líder de la comunidad, es como el sol que nos ilumina con su sonrisa y yo estoy positivamente con ella”.

Ramonita Mulero: Jenny es mi hermana, es una mujer luchadora y positiva y Dios está con ella. 

Gladys Aquino, ex superintendente de la policía de Boston: “Dios ha querido que Jenny esté con nosotros por mucho tiempo más y hay que agradecerle orando, te queremos y estamos contigo. Los ángeles te van a proteger.

Marisol Pascual de la Iglesia León de Judá: “Jenny necesita de nuestras oraciones, de nuestro apoyo. Sigamos pidiendo a Dios por su salud”.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.