SHARE

Cada año celebramos el Mes de la Herencia Hispana –del 15 de septiembre al 15 de octubre -gracias a la iniciativa del presidente Lyndon Johnson en 1968- ratificada como ley el 17 de agosto por Ronald Reagan en 1988.

Es motivo para resaltar los valores idiomáticos y las buenas costumbres de quienes tenemos ancestros en España, México, Centroamérica, las islas del Caribe y Suramérica, aparte de otras naciones como Filipinas y Guinea Ecuatorial (África).

Este mes tiene un significado especial por celebrarse la independencia de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. México festejó el 16 y Chile el 18. El Día de la Raza o Descubrimiento de América es el 12 de octubre.

Cerca de 60 millones de personas provenientes de más de 20 países, cultivando el castellano, la lengua de don Miguel de Cervantes Saavedra, autor de “El Quijote de la Mancha”, tenemos un gran potencial económico y político, todavía no desarrollado plenamente: 15% de la población de los Estados Unidos.

Tenemos los instrumentos y el talento para cambiar la historia de esta nación dentro de 20 años, si nuestros niños terminan sus estudios para tener cargos de responsabilidad. El trabajo duro ya lo hicieron los padres y abuelos.

Este país nos necesita en entidades financieras, industria, comercio, educación y gobierno. Tenemos que estar preparados.

Invitamos a quienes hablan en contra de los Estados Unidos para que recapaciten sobre los privilegios y beneficios que ofrece este país, aunque no sea perfecto. “No difamar ni odiar al dueño de la casa que nos brinda su techo”. Aquí la puerta de entrada es difícil, pero la salida es fácil.

Mostremos durante este mes y siempre, que tenemos familias valiosas y muchas cualidades para compartir.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.