SHARE

The Associated Press

Foto: AP.

Los dueños de casa que sufren daño de inundación de Harvey es muy  probable que pierdan más que las víctimas de anteriores inundaciones, un golpe potencialmente aplastante a las finanzas personales y de vecindarios a lo largo de la Costa del Golfo.

Expertos de seguros dicen que sólo una pequeña fracción de los propietarios de viviendas en el recorrido destructivo de Harvey tienen seguro contra inundaciones. Eso significa que las familias con sótanos inundados, muebles empapados y paredes dañadas por el agua tendrán que recurrir a sus ahorros o asumir más deuda para arreglar sus hogares. Algunos podrían verse obligados a vender, si pueden, y dejar sus comunidades.

“Todas estas personas transportadas en botes, tienen un segundo problema: no tienen seguro”, dijo Robert Hunter, director de seguros de la Federación de Consumidores de América.

Harvey llegó a tierra en Texas el viernes por la tarde como un huracán de Categoría 4 y ha permanecido en la costa, dejando caer fuertes lluvias como una tormenta tropical. Hunter estima que los daños causados ​​por las inundaciones solo por la tormenta cuesten por lo menos 35 mil millones de dólares, lo que costó Katrina. Pero en ese huracán de 2005 alrededor de la mitad de los hogares inundados estaban cubiertos por un seguro contra inundaciones.

Con Harvey, sólo dos de los 10 propietarios tienen cobertura, estima Hunter.

El seguro de propietario típicamente cubre solo daño por los vientos, no las inundaciones. Para eso, necesita cobertura separada del Programa Nacional de Seguro contra Inundaciones, administrado por el gobierno federal. El seguro debe ser comprado por los propietarios con hipotecas respaldadas por el gobierno federal que viven en las zonas más vulnerables, llamadas Zonas Especiales de Riesgo de Inundación.

La gente en esas áreas y cerca de ellos se han quejado por años de que las primas son demasiado altas, aunque serían mucho más altas aún si no subvencionadas por el gobierno federal.

Gran parte del área de Houston cae fuera de las zonas más vulnerables y muchos propietarios de viviendas que no están obligados a tener cobertura han decidido prescindir de ella. Ahora están atrapados porque gran parte del daño en la cuarta ciudad más grande del país no estará cubierto por su seguro de propietarios.

A diferencia de Corpus Christi y Rockport, gran parte del área de Houston fue dañada por las inundaciones, no por los vientos.

“Va a haber una enorme pérdida económica sin seguro aquí”, dijo Pete Mills, vicepresidente senior de la Asociación de Banqueros Hipotecarios.

Alrededor de 1,2 millones de propiedades en el área de Houston-Sugarland-Baytown están en alto o moderado riesgo de inundación, pero no están en una zona de inundación designada que requiere seguro, estima la firma de investigación CoreLogic. Eso es aproximadamente la mitad de todas las propiedades, residenciales y comerciales, en esa área.

Hunter de la CFA dijo que los propietarios de viviendas sin seguro contra inundaciones posiblemente puedan solicitar beneficios federales de alivio de desastres, pero estos vienen en forma de préstamos de bajo interés, una carga para aquellos que ya luchan con demasiada deuda.

“Si usted tiene $ 30.000 en daños, puede obtener quizás $ 25.000″, dijo Hunter. -Pero habrá interés, y además tendrá su hipoteca, tendrá dos préstamos en su casa”.