SHARE

Aunque la reforma migratoria todavía es una buena intención, no un proyecto de ley en debate, los latinos de los Estados Unidos aprueban el trabajo del presidente Barack Obama en un 70%. En Diciembre del 2012, la aprobación hacia el gobierno de Obama era el 75%.

Un estudio  dice que la segunda generación de inmigrantes en los Estados Unidos ha logrado asimilar la cultura de este país, aumentando sus ingresos y mejorando su nivel académico. Un hogar de segunda generación gana hoy $58,000 dólares anuales, en comparación con los nuevos inmigrantes que tienen ingresos promedio de $46,000.

Han incrementado la compra de vivienda, con características muy similares a los  adultos estadounidenses. Su nivel de pobreza ha rebajado. A los hijos de los inmigrantes les va mejor que a sus padres. 6 de cada 10 se consideran estadounidenses típicos. Conservan sus raíces pero tienen sentido de pertenencia en el sitio donde viven y trabajan.

La sensación de aislamiento es menor para la segunda generación. Han creado  un mundo a su medida.

La  mayoría de los nuevos adultos estadounidenses de segunda generación no son europeos.

La mitad de los 44 millones de inmigrantes que llegaron a Estados Unidos tras la aprobación de la icónica ley de inmigración de 1965 son  latinos Cada vez son más los inmigrantes de segunda generación —la mitad de ellos hispanos— que se gradúan de la universidad y perciben salarios más altos.  Se identifican más con el partido Demócrata que con el Republicano. Es más probable que hablen inglés  y  se casen con alguien que no pertenece a su grupo étnico o racial.

Expertos en inmigración han puesto en duda que los hijos de los inmigrantes de la actualidad puedan experimentar el ascenso social que experimentaron las generaciones anteriores.

La población en edad de trabajar en Estados Unidos (93%), de la actualidad hasta 2050, se compondrá de los inmigrantes de primera generación y sus hijos nacidos en Estados Unidos.

El congresista republicano de Idaho, Raúl Labrador, descartó que muchos de los 11.5 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos quieran convertirse en ciudadanos estadounidenses.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here