SHARE

Conmueve realmente el saber que en el mundo hay 168 millones de niños que tienen que trabajar para comer y sostener a su familia.

Esas tiernas manitas son para tomar un lápiz y un borrador o para digitar un computador, pero no para empuñar un hacha, un  machete o una barra.

La infancia debe seguir siendo una época de fantasía, juegos e ilusiones.

En nuestra América Latina trabajan como jornaleros 12 millones y medio de niños entre 5 y 17 años de edad.

140 países en el mundo enfrentan el problema del trabajo infantil.

Pulmones perforados por el carbono de las minas, gases y productos químicos de la industria, agua no potable en la comida, visión perdida, fracturas en su endeble cuerpo, mala nutrición y escasa atención médica, son una realidad difícil de creer.

Aparte de eso, los abusos sexuales, las actividades ilícitas y la explotación sin límites en una edad donde deberían estar corriendo, gritando y soltando carcajadas, mientras aprenden sus primeras letras y canciones.

El Departamento del Trabajo en Washington publicó un informe donde piden más esfuerzos para reducir las barreras a la asistencia a la escuela y luchar contra la utilización de los pequeños en actividades ilícitas como el narcotráfico y la prostitución.

Los desafortunados niños acaban con su existencia bajo tierra en pozos mineros, agricultura, cosiendo en fábricas texiles o sirviendo como trabajadores domésticos.

Su edad no es para eso.

Cuando los menores estudian en vez de trabajar, las economías crecen y las naciones prosperan. Pero donde el infante tiene que trabajar tampoco se respira el calor de hogar.

Como si fuera poco, son las víctimas de la violencia doméstica cuando se desatan las batallas entre papá y mamá.

Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador y Perú -que afrontan ese problema- se han unido en busca de soluciones.

Que sus caritas estén sucias de barrio en el juego, pero no de pantano  y brea en sus humillantes ocupaciones.

Tenemos qué hacer algo. Los niños nos necesitan.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.