SHARE

Convierten viejo edificio del año 1875 que estaba abandonado por más de siete años en una moderna y funcional escuela para formar a trabajadores en diversos oficios de la construcción, informática y cosmetología.

11-lawrence training school_2 11-lawrence training school_1

Lo que era una fábrica textil en uno de los más viejos y antiguos edificios de Lawrence es ahora una moderna y funcional escuela para trabajadores de diferentes edades que quieren especializarse en diversas ramas de la construcción, informática y cosmetología y ganar más dinero. Lawrence Training School lleva poco más de un año funcionando y ha otorgado unos 2,000 certificados en lo que es asbestos, plomo y otros trabajos especializados de la construcción.

“Lo que queremos es crear mejores alternativas para los trabajadores de nuestra comunidad, pero tenemos que prepararnos”, dice el Ingeniero Rafael Guzmán, uno de los propulsores de la escuela que tiene a María Alcántara como presidenta y socia de este moderno centro que se ha convertido en una alternativa educacional.

Muchos trabajadores se están especializando en asbestos porque “un trabajador de asbestos gana en Boston en promedio unos 50 dólares en vez de 9 dólares en una factoría”, anota Guzmán.

El edificio no tenía electricidad, calefacción, agua y ahora tiene todo. El proceso de reconstrucción comenzó a finales de diciembre del 2012 y la escuela inició sus funciones en febrero del año pasado en el segundo piso del edificio. El  tercer piso se ha destinado para organizaciones sin fines de lucro y para oficinas de pequeños negocios de la ciudad, el cuarto piso se está reconstruyendo.

…en el nuevo edificio brindan todo tipo de cursos de seguridad y de cómo trabajar con materiales peligrosos, así como cursos de cosmetología y de cómo usar una computadora.

 ¿Cómo nace la idea?

 A finales de los años 90 Guzmán incursionó en la industria de la construcción, en los años 96, 97, trabajadores latinos tenían que salir de Lawrence sin tener medio de transporte para hacer cursos de asbesto. De allí surge la idea de crear la escuela en un pequeño lugar, pero sólo para dar un solo curso de asbestos, en español. Ahora en el nuevo edificio brindan todo tipo de cursos de seguridad y de cómo trabajar con materiales peligrosos, así como cursos de cosmetología y de cómo usar una computadora.

“Estamos en un proceso de expansión para dar otros cursos que sirvan a las necesidades de oficios especializados, son muchos las compañías de Nueva Inglaterra que están enviando a sus trabajadores”, señala.

En la escuela estudian unos 250 trabajadores y cada clase tiene entre 25 y 35 estudiantes. El curso dura 4 días y tiene un costo de 400 dólares. También tienen un curso de cosmetología en portugués, siendo así la primera escuela latina de cosmetología en toda el área.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.