SHARE

Boston – Los planes para revocar y reemplazar la ley de salud de Obama tanto por parte de la Cámara Baja como por el Senado Federal deben ser motivo de preocupación para millones de personas de bajos y moderados ingresos a través de la nación. Ambas versiones legislativas llevan a profundos recortes del programa de Medicaid, que en Massachusetts se llama MassHealth, y la reestructuración de los créditos tributarios para subvencionar seguros de salud a través del Health Connector.

La Oficina del Presupuesto Congresional (CBO por sus siglas en inglés calcula que en Massachusetts 1.9 millones de personas dependen de MassHealth y más de 300,000 de programas de Health Connector incluyendo el plan subsidiado conocido como Connector Care.

Estudios estiman que Massachusetts entre 264.000 y 445.000 podrían quedarse sin seguro. Eso implica perder un 10% de la tasa de personas aseguradas que se sitúa en lo más alto del país con el 97.2% de la población con cobertura y un retroceso a los índices que existían antes de la reforma del 2006.

Protestas por plan de salud republicano

Hay una ola de protestas en Nueva Inglaterra y en el resto del país por los nuevos proyectos de ley que eliminarían el Obamacare. Las manifestaciones de rechazo llegaron hasta el Congreso y frente a oficinas de Senadores como Marcos Rubio y Cornyn pidieron votar en contra para no perjudicar a los más vulnerables.

Una reciente encuesta revela que sólo el 17% de los estadounidenses aprueba el proyecto de ley de salud del Senado que, según los opositores, traería un potencial daño a la población de menos recursos.

Para más información pueden visitar la página web de Health Care For All www.hcfama.org o llamar al 617-275-2915