SHARE

AP

Encuentro histórico en Corea. Foto: AP

Con un único paso sobre una desgastada losa de concreto, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, hizo historia el viernes al cruzar la frontera más militarizada del mundo para saludar al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, antes de una cumbre que abordó el programa nuclear de Pyongyang. Kim invitó a Moon a cruzar brevemente a su país antes de regresar juntos a suelo surcoreano.

Estos pequeños pasos deben considerarse en el contexto del último año -cuando Estados Unidos, su aliado Corea del Sur y el Norte parecieron rozar a veces la guerra nuclear mientras Pyongyang realizaba un torrente de ensayos armamentísticos- pero también con la perspectiva de la larga y destructiva historia de las dos naciones rivales, que libraron uno de los conflictos más cruentos del siglo XX y aún hoy ocupan una península dividida y que técnicamente sigue en guerra.

“Siento que estoy disparando una bengala en la línea de salida en el momento de (que las dos Coreas) escribir una nueva historia en las relaciones Norte-Sur, la paz y la prosperidad”, dijo Kim a Moon al sentarse a la mesa de negociaciones, que fue construida para que los separen 2018 milímetros exactos, al inicio de su reunión a puerta cerrada. Moon respondió que había grandes expectativas para alcanzar un acuerdo que sería “un gran regalo para toda la nación coreana y para todas las personas pacíficas del mundo”.

Más allá del coreografiado saludo, sigue sin estar claro si los líderes podrán lograr avances en las conversaciones sobre el programa nuclear, que ha molestado a funcionarios estadounidenses y surcoreanos durante décadas. Los ensayos nucleares y de misiles de Pyongyang el año pasado pusieron a la nación en camino de convertirse en una potencia nuclear legítima, un nivel que las autoridades norcoreanas afirman haber alcanzado ya.

Kim reconoció el escepticismo generalizado: “Hemos alcanzado grandes acuerdos antes pero no hemos podido cumplirlos (…). Hay opiniones escépticas sobre si la reunión de hoy arrojará resultados significativos”.

“Si mantenemos una voluntad firme y avanzamos de la mano, será imposible al menos que las cosas empeoren de como están ahora”, añadió.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.