Ángeles de paz contra las maras y la violencia

Testimonios de dos jóvenes salvadoreños que no han caído en las garras de esa lacra de la sociedad

Por Máximo Torres

screen-shot-2016-11-22-at-5-32-23-pmBoston – Viven en mundos opuestos, sin la violencia, sin Las Maras o el mundo del hampa o la drogadicción. Pero siempre expuestos, tentados por el dinero, por la vida fácil. Dorian Gabriela Valleja Fernández y Ariel Eliezar Solgar Grande, dos jóvenes salvadoreños de 21 y 25 años,  viven en medio de una banda llamada “Angeles de Paz” de El Salvador porque, según dicen, la música es su pasión.

“Pero no podemos dejar a un lado la violencia, Las Maras que están acabando con El Salvador y otros países de Centroamérica, porque vivimos rodeados de pandillas, de grupos que afectan a nuestra comunidad y con gobiernos que hacen poco o nada para acabar con esta lacra de la sociedad, hay mucha corrupción”, señalan

Dorian y Ariel hablaron con El Mundo Boston de sus vidas, de sus temores, de sus ilusiones.

“Hay esperanza para nosotros y yo creo que podemos llegar a encontrar la paz que tanto necesitamos,  quiero que no se hable tan mal de nuestro país porque no todo es violencia, es crimen , nosotros queremos demostrar que hay jóvenes que queremos sobresalir, demostrar que si se puede y que podemos inclinarnos por otro camino. Queremos seguir estudiando, seguir preparándonos, seguir luchando. De un día para otro no lo vamos a lograr, hay que seguir luchando para cambiarle la cara porque El Salvador no solo es violencia, sino que hay talento, música, folkóre, cultura”, señala Dorian que es una joven que estudia una carrera en la universidad y quiere ser profesora de matemáticas.7-maraselsalvador3

La joven salvadoreña no oculta sus temores. “La vida es difícil, nosotros constantemente estamos expuestos a terminar en una pandilla porque incluso amigos cercanos pertenecen a Las Maras, a grupos violentos, pero gracias a Dios tenemos fuerza de voluntad y estamos por el camino correcto”.

“Pero a veces nos proponen entrar a Las Maras, hemos salido de grupos que mantienen bajo presión a los jóvenes, más que todo a varones”, relata.

“Debilidad del gobierno”

“El gobierno es muy débil, no hay mano fuerte para derrotar a las pandillas, todos sabemos que es un trabajo difícil, pero es algo que se puede solucionar, quizás no en un día, pero no podemos esperar años” anota, enfatizando que la migración también es responsabilidad del gobierno por las pocas oportunidades que hay en el país.

“Es grave la situación”

“Es difícil la situación en El Salvador, muchos viven ahogados por la necesidad del dinero y los jóvenes somos los más vulnerables a participar en grupos de violencia sino es bajo presión por propia voluntad se integran a una pandilla, mara, o cualquier grupo criminal.  la delincuencia abunda por todos lados y muchos dan la vida por el dinero, las familias por el trabajo dejan a sus hijos solos y quedan vulnerables a que alguien le ofrezca un dinero por un movimiento ilícito”, anota Ariel.

Verdades que duelen

¿Has sido tentado por las Maras?

Claro que si, eso es como ir a la tienda y comprar una Coca Cola, esa gente está ahí, uno sale a la calle y encuentras al grupo que viene a esconderse de la policía o a corromper policías porque todos están afectados por la droga. Tu sales y te relacionas con ellos, a veces incluso tu los conoces de pequeños y ya están grandes y pertenecen a una pandilla o a Las Maras, y te dicen vente, particcipa conmigo, aquí hay dinero, hay drogas, mujeres, hay todo lo que quieras. He estado tentado a participar muchas veces, pero el que no quiere no quiere.

¿Por qué no lo hiciste?

Por mis padres, por mi familia que es católica y porque no todos somos así. Aquí estamos representando  a jóvenes que se han apartado de la violencia y están demostrando que hay jóvenes con talento, jóvenes que quieren evolucionar, avanzar, que quieren salir por otras vías, hay quienes prefieren la música como yo, otros el fútbol u otra disciplina.     

¿Las Maras se le han ido de las manos al gobierno?

Yo diría que no se le ha ido de las manos, sino que está en sus manos, porque hay gente corrupta que domina a otros corruptos, porque para que ponemos militares en las calles sino hacemos nada. Hay zonas, pueblos, departamentos que están dominados completamente por las pandillas, esa gente da órdenes de que no quieren ver a nadie allí.  Cómo se explica que los militares no puedan entrar con todo a esos sitios y arrestar o matar a esos delincuentes. Eso nos pone a pensar que hay algo extraño que no los deja hacer eso.

¿Qué les queda como opción?

Salir a otros países a buscar oportunidades, hay mucho desempleo y lo que hay es mal pagado, para tener un trabajo de 150 dólares que es el mínimo tienes que ser bachiller.

Google1GoogleYahooBlogger
on Nov 22, 2016. Filed under Destacada, En Exclusiva, Locales. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply