Cambiando vidas dominicanas y haitianas

Por Jeaneth D. Santana 

➥➥ Paradas solidarias en la comunidad. Un grupo de personas se dedicaron a reparar las viviendas de los habitantes de algunas zonas de Haití y la República Dominicana.

➥➥ Paradas solidarias en la comunidad. Un grupo de personas se dedicaron a reparar las viviendas de los habitantes de algunas zonas de Haití y la República Dominicana.

Boston – Doce años transformando vidas en República Dominicana y siete años en Haití. Lazos de Amor International es una fundación sin fines de lucro que ayuda a las personas brindándoles educación, servicio de salud integral, apoyo emocional a través de sicólogos y lo más importante: regala sonrisas que siembra esperanza de días mejores.

Con setenta voluntarios de diferentes países, entre ellos médicos, enfermeras, sicólogos, albañiles, maestros de construcción, barberos y demás, partieron desde Boston hacia Haití. Aquí llegaron, por primera vez, a la comunidad de Sable Cabaret en la provincia de Jacmel, donde construyeron un área de juego para los niños de la escuela de pre-escolar Dynamik-Vert e impartieron a los padres una conferencia sobre la crianza de los hijos.

“En este barrio de Haití no existía un área de juegos, ver la felicidad de esos niños al vivir la experiencia de subirse a un columpio es maravilloso”, manifestó Odelice Ramírez, presidenta fundadora de Lazos de Amor.

Luego de cuatro días de permanecer en Haití el destino fue República Dominicana. El calor, la falta de servicios básicos y hasta pequeños quebrantos en la salud, no impidió que este grupo de voluntarios se adentrara y llegue a la comunidad más pobre del país: Juan Santiago, en la provincia de Elías Piña. Ya en este lugar trabajaron directamente con los padres, los concientizaron para dejar de lado el maltrato de los niños. El mecanismo de persuasión fue a través de una conferencia denominada “la crianza con ternura”. 

➥➥ Niños que antes dormían en el suelo, están contentos porque recibieron como regalo la cama sobre la que están sentados.

➥➥ Niños que antes dormían en el suelo, están contentos porque recibieron como regalo la cama sobre la que están sentados.

Construyeron, también, tres baños ecológicos, pues la mayoría de las personas que viven en Juan Santiago no tienen un inodoro en su casa “sus necesidades fisiológicas las hacen en el monte, cerca del río, lo que ha originado la contaminación ambiental, por eso hicimos los baños para palear en algo esta necesidad”, manifestó la ingeniera Elena Cabrera. Además, con pala en mano limpiaron la ribera del río.

Enseñarles un oficio que les permita ganarse honestamente la vida y alejarse de cualquier mal hábito fue el objetivo puntual del taller de bisutería para niñas y de barbería para los varones. Les proveyeron material y máquinas de afeitar.

Al mismo tiempo entregaron sillas de ruedas y artículos para el hogar como: camas, sillas, estufas, tanques de gas; ropa para mujeres, hombres y niños.

La siguiente parada solidaria fue en la comunidad del Cercado, donde realizaron un operativo de salud con médicos especialistas en pediatría, ginecología, oftalmología, odontología, urología y cardiología. Atendieron en un solo día a 800 pacientes y se les proporcionó medicinas.

El doctor Henri Gómez, director del equipo médico recuerda que comenzaron en el 2004 y que se atendía solamente a niños y medicina general, luego poco a poco se fueron incorporando nuevos servicios como ginecología y este año optometría.

Como parte final del viaje llegaron a Santo Domingo, en el sector de San Carlos, para entregar juguetes y comida cruda a 100 adultos y 100 niños. “Es saber que tienes la oportunidad de transformar vidas, somos un lazo indestructible, no podemos llegar aquí y olvidarnos de los de allá, nuestra misión y propósito en la vida es ayudar” expresó Odelice Ramírez.

➥➥ Una sonrisa vale más que mil palabras. Cientos de niños recibieron ayuda médica, ropa y juguetes.

➥➥ Una sonrisa vale más que mil palabras. Cientos de niños recibieron ayuda médica, ropa y juguetes.

Como todos los años Sonia Gómez, directora de Count Down to Kindergarden del Boston Public School donó mochilas y material gastable como papel de construcción, lápices de colores, borradores y demás para los niños de República Dominicana y Haití.

“Siempre en la mañana me levanto positivo para sacarle una sonrisa a la vida”: lema de los voluntarios de Lazos de Amor, quienes regresaron a Boston para continuar trabajando porque los de allá esperan en el 2017 más ayuda solidaria de los de acá.

Comida de agradecimiento por la ayuda prestada 

“Queremos darte las gracias por tu apoyo para la realización de la jornada 2016” fue la invitación con la que Odelice Ramírez, presidenta fundadora de Lazos de Amor Internacional envió a través de su correo electrónico a todos quienes ayudaron a que el viaje que realizaron a República Dominicana y Haití haya sido exitoso. Una comida al aire libre (cook out) en la casa de Ana Williams en Dedham, música en vivo a cargo del grupo de la Congregación León de Judá y diplomas de reconocimiento fue el marco propicio para decir “Gracias por tanta ayuda, sin ustedes no lo podemos lograr”. El evento se llevó a cabo el pasado domingo 21 de Agosto.

“Las bendiciones vienen en forma de L desde arriba (Dios) hacia mí (nosotros) y se brinda a los demás” es el pensamiento del colombiano Llanson Guañarita, voluntario de Lazos de Amor desde hace 12 años. Y así uno a uno fue pasando para contar su historia, las historias que cambian y transforman vidas.

Google1GoogleYahooBlogger
on Sep 7, 2016. Filed under Destacada, En Exclusiva, Locales. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply