Lawrence y Chelsea demandan al presidente Trump

Redacción

Foto: AFP.

Boston – El pasado miércoles 8 de febrero la ciudad de Lawrence entabló una demanda para bloquear la orden ejecutiva del presidente Donald Trump de recortar fondos federales a los municipios que no cooperaran con oficiales de inmigración para identificar y detener a inmigrantes ilegales.

La ciudad de Chelsea se unió a la demanda de Lawrence, pidiéndole al U.S. District Court en Boston declarar la orden inconstitucional, ya que busca, sin la autorización del congreso, exigir que oficiales locales hagan cumplir las políticas de inmigración del gobierno federal, amenazando con cortar el presupuesto de los municipios que no sigan la Orden.

Para ciudades como Lawrence y Chelsea, que en su mayoría tienen una gran población hispana en donde sus residentes viven bajo la línea de la pobreza, el impacto de esta orden ejecutiva lo han calificado como ‘escalofriante’.

La ciudad de Lawrence tiene un Acto de Confianza, que significa que la policía no va a detener a nadie que sea de interés para oficiales federales de inmigración a no ser que dicha persona tenga antecedentes criminales pendientes. También con el Trust Act, buscan mejorar la confianza y cooperación entre inmigrantes y policía.

El pasado miércoles, el alcalde de Lawrence dijo que la idea de la demanda surgió de un mensaje de texto de Ivan Espinoza-Madrigal, director ejecutivo del Comité de Abogados Civil Rights and Economic Justice, Organización sin fines de lucro en Boston, que ayudó en el pasado a la ciudad del Valle del Merrimack a obtener una exención de un acuerdo federal que limitaba el número de contratación de oficiales de policía pertenecientes a una minoría.

El alcalde Rivera calificó la orden ejecutiva del presidente estadounidense como una “declaración política” insistiendo en que la ciudad no deberá ser penalizada por no hacer el trabajo que le corresponde al gobierno Federal de imponer sus leyes migratorias.

[Leer también: Estados Unidos sancionará a vicepresidente de Venezuela por narcotráfico]

Chelsea es una ciudad santuario

Por su lado Chelsea, según la demanda, se identifica como una ciudad santuario para inmigrantes indocumentados.

De acuerdo con la abogada Inez Friedman Boyce, co presidenta del Lawyers’ Committee for Civil Rights and Economic Justice, comité que representa a ambas ciudades pro bono, argumenta que pronto Chelsea y Lawrence podrían dejar de ser las únicas en entablar una demanda.

“Es una medida inconstitucional ordenar que con recursos locales se haga el trabajo del gobierno federal”, explicó la abogada, quien dijo que las dos ciudades no estarían previniendo que los oficiales federales hagan su trabajo, sino que no lo harán por ellos.

San Francisco, California, fue la primera ciudad en el país en iniciar un demanda contra el presidente Trump por su orden ejecutiva para quitarle recursos a las ciudades que fueran santuario. Hasta el momento en el noreste del país, Lawrence y Chelsea se cree que sean las primeras.

Hasta el momento el presidente Trump no ha respondido sobre la demanda. Tiene 30 dias para hacerlo.

Algo más

Ciudades como Chelsea y Lawrence dependen de fondos federales para ofrecer servicios básicos a escuelas o servicios de emergencia.

Chelsea, con un 62% de comunidad latina y con un 21% de residentes que viven en la pobreza, cuenta con un presupuesto anual del gobierno Federal de $14 millones de dólares.

Lawrence, con un 74% de comunidad latina y con un 28% de residentes que viven en la pobreza, cuenta un presupuesto anual del gobierno Federal de $38 millones de dólares.

[Leer también: Latinos ‘al rescate’ son premiados por labor heróica]

Google1GoogleYahooBlogger
on Feb 14, 2017. Filed under Destacada, Locales, Viva Lawrence. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply