“Ruego a Dios que no me separen de mi familia”

El testimonio de una joven graduada de Harvard que no es inmigrante, pero sus padres son indocumentados 

Redacción

Boston – El llanto la doblega, casi no puede hablar. Se le hace un nudo en la garganta cuando habla de sus padres que llegaron en los años 80 a los Estados Unidos en busca de un futuro mejor. “Son indocumentados, no han podido arreglar sus papeles y temo como muchas familias que me separen de mis padres”, dice Jessica Hernández, una joven mujer que con el apoyo de sus progenitores logró salir adelante, estudiar y graduarse nada menos que de la Universidad de Harvard.

La de Jessica es una de esas historias que conmueven, que tocan el corazón cuando millones de inmigrantes indocumentados viven en la incertidumbre, con la amenaza del nuevo presidente Donald Trump.

“Yo no soy inmigrante, nací en Nueva York, pero mi familia si lo es. Mis padres vinieron a los Estados Unidos huyendo de la violencia y del hambre en los años 80 y hasta ahora no han podido arreglar sus documentos”.

“Es dramático ver a agentes de inmigración llevarse al padre o a la madre destruyendo familias. Como organizadora de los derechos de los inmigrantes de Centro Presente he visto muchos casos y me duelen en el alma. Mis padres han trabajado duro para darme educación y no han podido viajar a su país cuando murieron sus padres. Es muy doloroso todo esto”, anota Jessica.

Con su historia busca sensibilizar a la comunidad, a los Congresistas y al mismo presidente Trump.

Google1GoogleYahooBlogger
on Jan 18, 2017. Filed under Destacada, Locales. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply