SHARE

Boston – Lydia Edwards es candidata para el Distrito 1 de Boston. Es demócrata, abogada y doctora en Leyes. Está casada desde hace tres años con un ciudadano brasileño, quien es su soporte y su compañero de vida. Ama servir a la comunidad y desde pequeña ha estado vinculada con el servicio social. Habla español y portugués. Fue Subdirectora de la Oficina de Estabilidad de Vivienda del Municipio de Boston.

Las elecciones primarias se realizarán el martes 26 de septiembre y las generales el 7 de noviembre del presente año. Su plan de gobierno se enfoca en tres áreas: vivienda, educación pública, transporte y estacionamiento.

El Distrito 1 abarca los barrios de East Boston, North End y Charlestown, y Lydia los ha recorrido palmo a palmo, estrechando la mano de cada simpatizante, de cada inmigrante que ve en ella una esperanza de tener días mejores, sin el acoso de redadas migratorias y con un techo donde cobijarse. Y es aquí donde su plan de acción entrará con fuerza, en caso de ser electa concejal municipal. “Quiero que todas las personas sean bienvenidas a Boston, que puedan quedarse, trabajar y algún día comprar su propia casa, que puedan alquilar a precios razonables lugares dignos para su familia”, manifestó.

¿Y cómo lograrlo en una ciudad en donde comprar una casa o alquilar una vivienda se ha convertido en un lujo por los altos costos que se manejan? Pues bien, Lydia plantea brindar un crédito comercial o de impuestos a los propietarios de vivienda si deciden vender o alquilar a precios por debajo del mercado.

Si un comprador de vivienda cae en “foreclose”, que es cuando el banco toma posesión de una propiedad hipotecada por estar en mora con los pagos de la hipoteca, quienes estén alquilando esa vivienda tendrían la primera opción de compra.

Lydia es enfática al decir que “Boston is not for sale” es decir que “Boston no está a la venta”, ésto al referirse a los especuladores que lo único que quieren, aseguró, es lucrar con la compra y venta de viviendas a precios impagables por las familias de clase media. “Tenemos que ser fuertes con ellos”.

“Soy la primera mujer morena que habla español, vivo en East Boston, quiero representar al 60% de la comunidad latina que vive allí, quiero luchar por la comunidad entera, tengo voluntarios que hablan chino también”, manifestó esta joven activista comunitaria de 36 años, que por años brinda, junto a otros voluntarios, comida caliente gratis a las personas necesitadas a través del programa East Boston Community Soup Kitchen. Cada martes en la iglesia Our Savior Lutheran Church, 28 Paris Street, East Boston, de 12 a 2 de la tarde sirven almuerzo y de 4 a 7 sirven la cena.

Lydia Edwards llegó a Boston hace 10 años, nació en La Florida y estudió en diferentes estados y países tanto la escuela primaria y secundaria porque su mamá fue miembro de la Fuerza Aérea. Como abogada realizó su maestría en el Área de Impuestos en Boston University, como concejal, en caso de ganar un asiento en el concejo municipal, promete trabajar por la comunidad inmigrante brindándoles viviendas a bajo costo, escuelas públicas de alta calidad y soluciones de transporte innovadoras para mitigar los problemas de tráfico y estacionamiento.